Vuelta a casa con tareas pendientes y una pregunta

Equipo del Córdoba ante el Levante. FOTO: CCF
El Córdoba retoma la actividad tras el 'stage' de Isla Canela con al menos tres fichajes en la recámara y dos exigentes amistosos en el horizonte

¿Puede ser realmente el Córdoba 13-14 un equipo que compita por el ascenso a Primera División? Eso es lo que se preguntan los aficionados blanquiverdes después de comprobar cómo su equipo ha cambiado de imagen de modo drástico, buscando aires nuevos que le reporten el vigor perdido. Quienes se acerquen a comprobar qué hay de nuevo en este Córdoba se van a sorprender. Otro entrenador, otros jugadores -los que siguen se cuentan con los dedos de una mano-, otras expectativas, otro estilo y hasta otras camisetas. La entidad varió el modelo y está previsto que al mediodía del lunes se haga oficial la marca patrocinadora para el curso que viene.

El equipo empezará a entrenar en la tarde del lunes, después de un par de jornadas de descanso tras el extenuante trabajo de iniciación en Isla Canela. Jornadas dobles diarias, un par de partidos amistosos, mucha carga física... Se hacía necesario un paréntesis para desconectar y empezar de nuevo. “La Segunda división son muchísimos partidos. Empieza muy pronto y es la Liga que más tarde termina. Encima, en las últimas temporadas hemos llegado lejos en la Copa, que son otros cinco o seis partidos más… En los últimos diez partidos se puede notar el cansancio si no se hace un buen trabajo en pretemporada y específicamente también en esta semana de concentración”, explica el doctor Javier Bejarano, jefe de los servicios médicos, en la web del club. Importan ahora más los balances en lo físico, y hasta en el aspecto de las relaciones personales, que en la lista de marcadores cosechados. Los técnicos tienen unas prioridades; los aficionados, otras. Cuando comience el campeonato todos aspirarán a lo mismo: ganar todos los puntos posibles. De momento, todo es matizable. Una prueba contínua. Un test de ensayos y errores.

Después de dos partidos (un 0-0 ante el Levante, de Primera, y una derrota por 0-1 ante el Sevilla Atlético, de Segunda B), el Córdoba encara la semana con dos exigentes amistosos en el horizonte. Jugará el próximo miércoles 31 (21:00 horas, San Pablo) ante el Écija Balompié, un equipo con el que mantiene unas relaciones estrechísimas. Ahí fueron a parar como cedidos Ayina y Astrain en la campaña anterior; ahora, en el cuadro astigitano formarán Javi Cabezas, Jesús Toscano, Javi López... piezas clave del mejor filial de Tercera de la historia. Será un atractivo duelo, que congregará en Écija a un buen número se seguidores cordobesistas. El siguiente será el sábado 3 de agosto (21:00), en Palma del Río, frente al Real Madrid Castilla que adiestra el cordobés Alberto Toril.

Pablo Villa continuará dando forma a un once que todavía está en boceto. Todo el mundo ha intervenido durante los amistosos y se prevé que la tónica siga. Mientras las sesiones se acumulan, el cuerpo técnico continúa a la caza de al menos tres piezas más. Un central, seguro. También un mediapunta. Los canteranos están funcionando bien -Rafa Gálvez, Mauro, Bernardo, Dani Espejo y hasta el jovencísimo Sebas Moyano- y puede que haya sorpresas. En la zona de ataque, que fue el quebradero de cabeza en la temporada pasada, hay puestas esperanzas. Aún no se ha conseguido un gol en los dos amistosos disputados, pero se entiende que la situación debe variar. Sólo el argentino Eial Strahman, lejos de su mejor forma, ha sido fijo en las prácticas. Benja, del Girona, sigue recuperándose de su grave lesión y Xisco Jiménez, la contratación estelar del verano, permanece con un plan específico antes de ingresar a tope en el grupo. El rendimiento del punta balear será clave en el porvenir del Córdoba.

Etiquetas
stats