Ya vuela en Guerreras Iberdrola

Lance de un partido del Adesal en La Fuensanta | JUAN HUERTAS

La Fuensanta está de celebración. Aunque sólo sea de manera momentánea, apenas por unas horas o quizá durante algún día, pero está de festejo. No es para menos, ya que el Adesal inicia su vuelo en Liga Guerreras Iberdrola. En la sexta jornada, con una presión creciente, el conjunto cordobés logra su primer triunfo de la temporada -en la competición regular en realidad- y mover de esta forma su casillero de puntos. Dicha victoria la obtiene el equipo dirigido por Rafa Moreno después de un encuentro poco vistoso y pragmático pero muy completo ante el Porriño (28-23). Precisamente el otro aspecto importante de este feliz desenlace es que el cuadro local convierte en rival directo al gallego, al menos por ahora.

Tal y como indicó el técnico local en la víspera, el partido era vital. Sobre todo para las suyas, que eran hasta este sábado las únicas con su casillero a cero en el Grupo B. La importancia del encuentro se percibió desde el inicio por parte de los dos conjuntos, ya que ambos salieron con un ritmo muy alto. Tanto que quizá cayeron en precipitaciones durante determinadas fases de la primera mitad, principalmente en el comienzo. Sea como fuere, el Adesal comenzó bien al adelantarse en el electrónico gracias a un gol de Agus López. Inés Hernández, ex del cuadro cordobés, se encargó en equilibrar el marcador pero acto seguido Lucía Vacas restableció la ventaja para el equipo de La Fuensanta. Por cierto, el choque transcurrió a puerta cerrada. Una circunstancia ésta que no pesó para las verdinegras, que marcaron una distancia de dos dianas (3-1). En ese período destacaba sobremanera Alba González, que bajo palos detenía una y otra vez, incluso en lanzamientos desde los siete metros.

A la notable intervención de la guardameta hubo que sumar esta vez la intensidad en labores defensivas del Adesal, que tuvo que aguardar no obstante hasta el 16:57 para conseguir la mayor diferencia en el tanteador. Se colocó cinco arriba (8-3) y dejaba noqueado al Porriño. El encuentro estaba en el punto que deseaban Rafa Moreno y sus jugadoras. Pero el cuadro gallego no tenía disposición de rendir armas, en parte también porque su objetivo es terminar entre las cuatro primeras plazas del Grupo B en esta primera fase de campeonato. Así, las pontevedresas supieron recortar hasta situarse sólo un tanto por debajo (10-9). Faltaban poco menos de seis minutos para el descanso y en ese momento era el equipo de La Fuensanta el que parecía grogui. La realidad era muy distinta pues las cordobesas cerraron un brillante último parcial del primer acto para llevar el electrónico a un claro 17-11 a su favor.

Con tan firme ventaja al descanso, el Adesal tenía por delante una tarea más compleja quizá que mandar en el tanteador. Ésta no era otra que consolidar su buen juego en la pista, sobre todo en labores defensivas y con el acierto de jugadoras como Malena Guerisoli en ataque. La idea era pragmática, tal y como correspondía y también para aprovechar la desorientación que parecía sufrir el Porriño. Aun así, el cuadro gallego procuró entrar de nuevo en el choque y redujo la diferencia a cuatro dianas (18-14). En ese instante Rafa Moreno solicitó tiempo muerto y sus instrucciones surtieron efecto pues el conjunto de La Fuensanta retomó el control del partido e incrementó su renta hasta llegar casi a la decena a falta de poco más de un cuarto de hora (23-14). Ahora sí, las cordobesas tenían encarrilado su primer triunfo de la temporada. Bueno, en la Liga Guerreras Iberdrola más bien.

Pero como siempre no quedaba otra que mantener la concentración y el ritmo, no caer en la más mínima relajación. Lo demostró el Porriño con dos dianas que le permitieron rebajar levemente la diferencia (23-17). Fue alguna que otra precipitación de cara a la portería rival lo que dio aliento al conjunto pontevedrés para al menos estar no más de seis goles por debajo. Con casi siete minutos de juego, no debía pensarse en que todo estuviera hecho, ni mucho menos. Por ello el Adesal, a diferencia de anteriores duelos, supo marcar ciertas distancias. Un balón al palo desde siete metros por su parte y otro al interior de la meta local por parte de las gallegas hicieron que la renta decreciera a los cinco goles (26-21). La tensión era máxima aún, probablemente por el temor a los fantasmas recientes. Lo cierto es que las visitantes estrecharon el cerco en exceso al situarse con 26-23. Pero Lucía Vacas y Agus López acabaron con cualquier peligro y dejaron anotaron sendos tantos para completar el definitivo 28-23.

FICHA TÉCNICA

ADESAL CÓRDOBA, 28: Alba González, Asun Batista (1), Irene García, Camila Bonazzola (2), Malena Guerisoli (5), Gleinys Reyes (8), Amanda Valero (p. s.), Fanny Monrós, Lucía Vacas (4), Agus López (5), Arabia Peña, Maura Álvarez, Ángela Ruiz, Aroa Montoro y Andrea Roda (3).

CONSERVAS ORBE RUBENSA PORRIÑO, 23: Fátima Rosalez, Alicia Campo (1), Erica Correia (2), Inés Hernández (2), Soraia Vieira (3), Aitana Santomé (3), Arima López (1), Ana Cerqueira, Estela Carrera, Anthia Espiñeira (4), Sarai Sanmartín (2), Mónica Oliveira (4) y Sandra Fernández (1).

ÁRBITROS: Fernández Molina y Murillo Castro (Comité Andaluza). Excluyeron a las locales Gleinys Reyes, Maura Álvarez y Agus López; y a las visitantes Arima López y Sandra Fernández.

PARCIALES: 2-1, 4-2, 7-3, 9-6, 11-9, 17-11 (descanso), 18-13, 21-14, 23-14, 23-16, 26-21, 28-23.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la sexta jornada del campeonato de Liga Guerreras Iberdrola en su Grupo B, disputado en la Sala de La Fuensanta a puerta cerrada.

Etiquetas
stats