Un vistazo hacia el futuro

.

Un soplo de aire fresco más que necesario en El Arcángel. El estadio ribereño acogió el derbi provincial de Tercera División que enfrentó al Córdoba B contra el Atlético Espeleño. Los pupilos de Juan Marrero, después de una temporada repleta de obstáculos y complicaciones, contaron con la oportunidad -y la recompensa- de disputar un choque liguero en el feudo cordobesista. Los jóvenes no desaprovecharon la ocasión y lograron vencer a los de Espiel por 5-1. Dicho resultado les permite situarse en la zona alta de la tabla clasificatoria y rozar los puestos de play off, aunque el descenso virtual del primer equipo les impediría ascender a Segunda División B. Pese a ello, lo verdaderamente interesante se centró en valorar la actitud de la afición y la disposición de los futbolistas que podrían formar parte del próximo proyecto.

El pobre ambiente registrado durante la matinal no hizo otra cosa que reflejar el hartazgo de la grada ante la actual situación que rodea al club. Para colmo, algunos de los asistentes al encuentro tuvieron problemas con la seguridad del recinto al situarse en un lugar no permitido como era el Anfiteatro. Dicha zona, que contaba a esas horas con sombra para resguardarse, albergaba a unas 30 personas hasta que fueron desalojadas para bajar a la Tribuna junto al resto de la hinchada. El enfado fue notorio en más de uno que exigía las inexistentes explicaciones del presidente Jesús León, ausente del palco de autoridades. En el mismo sí estuvieron Rafael Herrerías, que ejerciera de coordinador de la cantera, o Alberto Mayoral, director de relaciones institucionales. Además, varios miembros del fútbol base como Iñaki López Murga también decidieron mostrar su apoyo a un grupo de jóvenes que sí dieron motivos para hacerlo. Son los casos de Kevin Bautista y Chuma.

Bautista, de 20 años y natural de Sevilla, llegó al conjunto blanquiverde del San Juan en la 2016-17 para formar parte del juvenil. El polivalente jugador, que ha tenido recorrido como central y pivote defensivo, debutó en la categoría de bronce del fútbol español de la mano de Carlos Losada. La destitución del técnico cordobés no impidió que Jorge Romero, el sustituto en el cargo, también le diera continuidad para la recta final del campeonato. El siguiente año sí tuvo más recorrido hasta alcanzar 22 encuentros. Sin embargo, el hispalense salió en calidad de cedido hacia el Linares Deportivo cuando se abrió el mercado invernal. Esta campaña ha sido una de las pocas piezas del filial que han tenido cierta participación durante los entrenamientos del equipo senior. Incluso ha llegado a ser convocado en dos ocasiones -el partido de Alcorcón y contra el Málaga en casa- pero sin disponer de minutos.

El otro ejemplo reseñable tiene a Rafael González Chuma como protagonista. El ariete de 22 años, máximo anotador del Córdoba B con 21 goles, también ha participado en sesiones de trabajo del primer equipo. De hecho, la afición pidió en más de una ocasión que debutara en Segunda División, circunstancia que no se ha dado a pesar de ir convocado también a Alcorcón. Marrero le dio galones dentro del vestuario y correspondió con juego y unas cifras anotadoras satisfactorias. El sevillano, que firmó desde la Lebrijana en enero de 2018, también acumuló experiencia en Segunda B y podría ser uno de los que figurasen en el incierto futuro de la entidad.

Estos dos jugadores no son los únicos con cartel dentro del filial. El medio Moyano ofreció buenos minutos sobre el verde y dispone de la confianza tanto de Marrero como de Javi Moreno, su entrenador en el juvenil. No obstante, la participación de alguno de los citados con la escuadra de Navarro se antoja complicada debido a las limitaciones de las fichas sub-23 para la categoría de plata. El propio técnico cordobesista reconoció en sala de prensa que era una tema “delicado”, ya que las plazas estaban adjudicadas a Marcos Lavín, Álex Carbonell y Andrés Martín, el principal baluarte del actual Córdoba.

Etiquetas
stats