El vestuario, dolido tras la paliza

Javi Galán, sobre el césped del Mini Estadi | LOF

Existen situaciones adversas que duelen especialmente. Una derrota siempre resulta difícil de digerir. Mucho más cuando ésta se produce de manera contundente. Y si la imagen acompaña de forma negativa, el escozor crece. La herida es grande y todavía está abierta para el Córdoba, que este domingo trata de recomponer la figura después de ceder por 4-0 ante el Barcelona B. El conjunto blanquiverde deja atrás la Ciudad condal con seriedad en el rostro y bajo mínimos en el estado anímico. Dicho de otro modo, el vestuario del cuadro califal está dolido tras la paliza. Aun así, los jugadores de Luis Miguel Carrión tienen el deseo de olvidar cuanto antes el gran tropiezo en tierras catalanas y pensar ya en el próximo duelo liguero. "Es una derrota dura. Perder por 4-0 siempre es duro, pero ahora más que nunca hay que estar unidos. Ahora vamos a casa, hay que ser fuertes y con nuestra afición sacar los tres puntos", indicó Javi Galán tras el encuentro en el Mini Estadi.

El pacense apareció cariacontecido en la zona mixta del estadio barcelonés. Igual que sucediera a sus compañeros. Era normal, el equipo acababa de sufrir un inesperado palo. La goleada pasó factura a los futbolistas blanquiverdes, que además entendieron demasiado rotundo el marcador para lo visto sobre el terreno de juego. "Creo que han sido superiores, pero es una victoria demasiado abultada. Hemos parado pocas contras, que han hecho muchas, y eso nos ha matado. Creo que no es un partido para un 4-0", expresó Javi Galán acerca del choque. Cuestionado precisamente sobre la fragilidad defensiva del cuadro califal, el extremo apuntó la necesidad de elevar el nivel de contundencia. "Nosotros trabajamos, vemos al rival y trabajamos sus cosas. Tendremos que mejorar cosas. Es algo de todo el equipo, tenemos que ser más contundentes", señaló en ese sentido.

Otro que no ocultó su pesar por la goleada sufrida fue Jaime Romero. "Es una derrota abultada. Teníamos la ilusión y la esperanza de poder ganar después de la derrota del otro día (Zaragoza) y creo que no hemos estado bien. Hay que pensar en la próxima semana y ya está", aseguró el ex del Osasuna después del encuentro. Al igual que su compañero de banda, el extremo consideró que el 4-0 fue un resultado excesivo para lo sucedido en el campo. "Creo que en la primera parte hemos tenido muchas llegadas al área. No hemos metido ninguno de los centros que hemos puesto y nos meten el segundo. A partir de ahí es verdad que el equipo no está bien, pero también el resultado no debería haber sido tan abultado porque la sensación no ha sido tan mala para los jugadores", explicó. "Ha sido un palo duro y lo que tenemos que hacer es pensar en la semana siguiente", insistió el albaceteño antes de cerrar su paso por el Mini Estadi.

Etiquetas
stats