Valdepeñas, territorio hostil

Pablo del Moral, ante el Viña Albali la pasada campaña | CÓRDOBA PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD

El regreso a la pista -en el plano competitivo- no es precisamente sencillo. Más bien lo contrario pues se produce en uno de los recintos más complicados de la considerada mejor liga del mundo. Así es al menos desde la pasada campaña, en que, además, su rival sorprendiera a propios extraños con un doble subcampeonato -en Liga y Copa-. Por si fuera poco, el parqué sobre el que retoma la competición el sábado (18:15) tiene forma de territorio hostil. Porque el Córdoba Patrimonio de la Humanidad sólo conoce la derrota en Valdepeñas, una ciudad de la que ya sabe a nivel deportivo mucho más que de otras de las que visita desde su estreno histórico en Primera de Liga Nacional de Fútbol Sala (LNFS) la anterior temporada. Dos goleadas en sendos encuentros dan forma al todavía corto pero mayor que en otros casos historial de comparecencias del conjunto blanquiverde en la cancha del Viña Albali. Como contrapunto, el grato sabor que dejara el doble choque de pretemporada con los manchegos.

Antes de hacerlo en la máxima categoría la pasada campaña, el Córdoba Patrimonio de la Humanidad compareció en tierras ciudadrealeñas en la 2017-18. Curiosamente, sucedió en otro debut, esta vez en Segunda. Entonces el conjunto blanquiverde tenía una denominación diferente e iba de la mano con el Córdoba CF SAD en una división en la que era la cenicienta, como se suele decir. Mientras, el Viña Albali apuntaba alto y aspiraba a dar el salto a Primera. La teórica diferencia de potenciales se mostró en la práctica en el pabellón Virgen de la Cabeza, donde el equipo en ese momento a las órdenes de Miguel Ángel Martínez Maca sufrió una dolorosa goleada. Por 7-1 cedió el cuadro califal el 24 de febrero de 2018, dentro de la vigésimo segunda jornada de la división de plata. Aun así, debe recordarse, hizo méritos suficientes para alcanzar un play off que se le escapó en la última fecha del campeonato ante el UMA Antequera.

Lo curioso de aquel partido es que el primer equipo en mover el marcador fue el que terminó por caer de manera estrepitosa. El Córdoba Patrimonio de la Humanidad se adelantó gracias a un tanto de su todavía hoy capitán Manu Leal. Fue en el minuto 10 de una primera parte que acabó con un apretado 2-1. Después de esa experiencia, el conjunto blanquiverde poco pudo hacer también en la temporada 2019-20, en Primera y tras dos sin verse las caras -sólo en Liga y en Valdepeñas- con el Viña Albali. Otra vez perdió el cuadro califal, aún con Maca en el banquillo, en lo que fue un duro inicio en la mejor liga del mundo. Y de nuevo lo hizo de manera clara, si bien esta vez fue un tanto engañoso el resultado final. Los manchegos vencieron por 4-1 en un encuentro en que disfrutó -es una forma de decirlo- de una expulsión rival a los nueve de juego por una roja directa que vio Jesús Rodríguez.

Por si fuera poco, la acción que dejó temporalmente en inferioridad e hizo perder un recurso para el resto del partido al conjunto blanquiverde se tradujo en un penalti que no marró Chino. El ala, que continúa como uno de los futbolistas más importantes del Viña Albali Valdepeñas, anotó los cuatro tantos de la escuadra local en un partido que, curiosamente, llegó al descanso con un apretadísimo 1-0 en el tanteador. No fue hasta la segunda parte, e incluso hasta el tramo final, cuando la balanza se desequilibró de modo incontestable. Tanto es así que Pablo del Moral estableció el 2-1 a falta de siete para el último sonido de bocina. Es más, la sentencia por partida doble no se produjo hasta los instantes postreros del choque, con la cuarta diana desde el punto de doble penalti y sin apenas tiempo para volver a tocar bola. Sea como fuere, el balance por ahora en tierras ciudadrealeñas se salda con dos clarísimas derrotas para el Córdoba Patrimonio de la Humanidad.

Como contrapunto, el cuadro califal espera tomar la medida definitivamente su rival, al que recordó en pretemporada que no es tan fácil de superar. Ocurrió en las dos citas amistosas que, cuando la pandemia de Covid-19 y las normas lo permitieron, jugaron ambos equipos. El primero lo disputaron en el Virgen de la Cabeza y acabó con un 3-2 en el electrónico que ya sirvió para dar buena muestra de que la plantilla de Josan González está preparada para competir por el triunfo ante cualquier adversario. Una máxima de la que dieron cuenta, por ejemplo, el Barça (3-1) o el Palma Futsal (2-2). Tres días después, la escuadra de David Ramos comprobó la dificultad que entraña el Córdoba Patrimonio de la Humanidad al ceder por 6-5 en Vista Alegre con motivo del séptimo Memorial José Luis Prado. Dicho tanteador se dio, por cierto, después de que el Viña Albali Valdepeñas llegara a ganar por 1-4. Ahora la idea de los blanquiverdes es reeditar no sólo la imagen sino la victoria de hace unos meses pero en esta ocasión en competición oficial.

Etiquetas
stats