En la unidad es mayor la dicha

Loureiro, en una acción del duelo con el Nàstic | LOF

Sigue antepenúltimo, pero es más feliz. La ventaja de quien le precede no es tan amplia. Y lo más importante, su objetivo ya no parece inalcanzable. Encadena victorias como no hiciera desde hace mucho tiempo. Ni qué decir esta temporada. También logra echar el cerrojo a su puerta. El Córdoba atraviesa un momento dulce después de probar en exceso el alimento amargo de la derrota. Tras vencer en Tarragona, acumula cuatro triunfos consecutivos y se coloca a un punto de la Cultural Leonesa. A sólo cuatro ve desde este domingo la permanencia. Ahí es nada después de que toda la categoría le diera por muerto. La realidad es completamente distinta a la de un mes atrás, quizá porque ahora es cierta la unidad.

“Hace un mes estábamos en una situación muy complicada, ahora se ve todo de otro color. El equipo se ve capaz de sacar esto adelante”, expresó Miguel Loureiro tras el duelo con el Nàstic. El gallego es ejemplo claro del grado de compromiso colectivo que actualmente posee el Córdoba: fue de la partida pese a que días antes el club había anunciado su baja para al menos tres semanas. “Hemos dado la vuelta a la tortilla y sobre todo hemos enganchado a la gente, que para nosotros también es importante, y hacer creer a la ciudad que esto se puede sacar”, añadió el lateral derecho sobre las sensaciones que tiene el plantel. “Hemos dado un gran paso hacia delante para la salvación. Creo que el equipo está en una dinámica muy buena y tenemos que seguir así”, dijo acerca de la trayectoria del cuadro califal.

Lo cierto es que la dinámica actual del Córdoba hace ver todo de otra forma. Incluso a nivel individual. “Sigo siendo el mismo que desde principio de temporada. Sí que es verdad que ahora estoy con más confianza, me encuentro mucho más cómodo”, indicó Loureiro en torno a su estado de forma. Su continuidad en el once es mérito propio, tras entrar por la lesión de Fernández, pero también resultado del apoyo de Sandoval. “Tengo que dar las gracias al míster porque es el que más confianza ha puesto en mí y yo trato de devolvérselo en el terreno de juego. Creo que en cierta manera lo estoy consiguiendo, pero no me conformo, quiero seguir dando más”, confesó el futbolista.

Con todo, lo esencial ahora es pensar en el equipo y no en lo personal, trabajar sólo para “ganar, ganar y ganar”. Claro lo tenía Álex Vallejo tras el partido de Tarragona. “Creo que ahora mismo todos hemos dejado de lado el ego que tiene un poco cada jugador de querer jugar para ayudar lo máximo posible cuando se requiera en la forma en que se requiera”, expuso el centrocampista en este sentido. “Tenemos que ganar, sumar de tres en tres, que es lo que estamos haciendo ahora. Ahí hemos visto que estamos a cuatro puntos, que las cosas son totalmente diferentes y que tenemos que seguir, no nos queda más remedio. Hay que ser fuertes y constantes”, continuó.

El mediocentro prefería no hablar de lo personal, pues su atención, como la de todo el grupo, está puesta en la consecución del objetivo. Éste parece mucho más próximo después de vivir el club una etapa tormentosa. “Tenemos la desgracia, por decirlo así, de tanto cambio que hemos sufrido este año y ahora sí es verdad que afrontamos las cosas de otra manera. Yo también pienso que ahora mismo somos otro equipo, pero las dinámicas son claves”, comentó al respecto Álex Vallejo, que no pudo negar que el Córdoba es en la actualidad “un equipo venido a más”. En efecto, en la unidad es mayor la dicha.

Etiquetas
stats