Ucrania se vuelve más cordobesa: Carlos Molina se une al Motor Zaporozhye

Carlos Molina, en una imagen de archivo.

Seguir disfrutando del balonmano, aunque sea en la lejanía. La vida de un profesional de cualquier deporte puede llegar a ser muy dura, más si cabe cuando despuntas. A la vez que van desarrollando y practicando un gran juego, equipos de todas las partes del mundo se fijan en la figura de los más destacados, apostando un gran montante económico para hacerse con sus servicios. Esto hace que el protagonista tenga que cambiar drásticamente de vida para realizar lo que más le gusta. Carlos Molina ha tenido una trayectoria muy amplia por todo el balonmano europeo. El internacional absoluto ha dejado el Benfica, tras anunciarlo el pasado mes de abril a CORDÓPOLIS, y se vestirá la elástica del Motor Zaporozhye ucraniano, disputando la Liga de Campeones. En esta competición, el cordobés tendrá la oportunidad de enfrentarse al Barcelona, club donde se formó tras dejar el CBM justo al cumplir la mayoría de edad.

Y es que la aventura de Carlos Molina estará cargada de ilusión y nuevas metas. El internacional absoluto podrá defender los colores del Motor Zaporozhye en la máxima categoría del balonmano europeo. Durante la competición, el conjunto ucraniano se verá las caras con el Barcelona, Aalborg, Nantes, Celje, Zagreb, Kiel y Veszprem. El cordobés se incorpora a esta disciplina después de no continuar en el Benfica. De hecho, este profesional ya anunció a CORDÓPOLIS el pasado 23 de abril que dejaría la escuadra portuguesa en busca de nuevos retos en su carrera. Tras meses de incertidumbre, Molina se ha decantado por un plantel que buscará hacer un buen papel en la competición liguera e intentará alcanzar la gloria europea.

Mientras tanto, Carlos Molina sigue ganando experiencia, aunque sus inicios ya auguraban un gran futuro. El lateral izquierdo irrumpió en la cantera del CBM llamando la atención del todopoderoso Barcelona. Una vez que se incorporó a la entidad blaugrana y consiguiera debutar en la Liga Asobal -máxima categoría del balonmano nacional, Carlos se marchó hasta tierra aragonesas para vestir la elástica del Balonmano Aragón durante una temporada justo antes de firmar con el Club Balonmano Huesca. Tras dos campañas en el club oscense, Molina probó suerte en el Naturhouse La Rioja justo antes de marcharse a Alemania y enrolarse en el Magdeburgo. Aunque esto no sirvió para el cordobés porrque volvió a cambiar de equipo dos años después y vistió la camiseta del Benfica portugués. Ahora Carlos Molina se enfrentará a un nuevo reto, esta vez en un equipo mucho más alejado de su tierra, aunque su calidad saldrá a la luz pronto en Ucrania.

Etiquetas
stats