Trece mil no se mueven del sitio

Aficionados del Córdoba durante un partido en El Arcángel | TONI BLANCO

La pasada temporada resultó frustrante. Comparando las expectativas con la realidad, mala de solemnidad. Una salvación matemática en la penúltima jornada y un maquillaje final para terminar en la décima plaza no destruyeron la sensación general de fracaso en un Córdoba que estuvo, excepto en los primeros meses, lejos de los puestos de play off y de la imagen que se presupone a un candidato. ¿Cómo iba a afectar ese fiasco al número de abonados? Aunque en los despachos del club llegó a temerse una desbandada, el resultado final de la campaña de abonos ha servido para que los responsables lancen un justificado suspiro de alivio. Aunque no hay cifras oficiales, el número final de abonados estará en torno a los 13.000 según estimaciones. El Córdoba tuvo 15.776 en la temporada anterior, según los datos oficiales de la Liga de Fútbol Profesional (LFP). Unos tres mil menos.

Para detener la hemorragia, la entidad ha recurrido a recetas clásicas. La primera, una apelación -innecesaria seguramente en la mayoría de los casos- a la fidelidad a unos colores por encima de las personas que van entrando y saliendo a lo largo de los 63 años de historia. Más allá de resultados, hay aficionados que renuevan cada temporada su carné y presumen de haber visto jugar a los suyos en todas las categorías del fútbol español: desde Tercera hasta Primera División. El cordobesismo no se mueve por marcadores, sino por otro tipo de pulsiones. Más allá de las críticas al equipo, a la directiva o a todo el mundo en general, lo cierto es que cuando llega el verano hay una tendencia general a pensar que todo irá a mejor.

Una política de precios interesante -una mínima subida- mantiene al Córdoba dentro de los equipos que tienen un respaldo popular garantizado superior a las diez mil almas. También continuará con la política de entradas a precios económicos. Ya se ha dejado sentir en el estreno liguero ante el Cádiz CF, con localidades desde los 10 hasta los 20 euros para el público en general. Los cambios drásticos en la plantilla, con la llegada de nuevos futbolistas, han ejercido también como un reconstituyente para la hinchada, que está en el proceso de creación de nuevos ídolos.

El Córdoba CF también incluyó en su plan de captación de abonados una Grada de Animación, una zona en la que los precios son sensiblemente más baratos que en el resto de El Arcángel. El carné supone un desembolso de 75 euros por ver los 21 partidos de la liga regular -exceptuando los que se declaren día del club-, y la ubicación será la zona baja del sector 7 del Fondo Sur. ¿Un espacio demasiado reducido? No tardará en comprobarse a la vista de la demanda. En el único partido disputado hasta ahora en casa, la presentación oficial ante el Real Betis, la Grada de Animación contó con la presencia del presidente, Alejandro González, y de un par de consejeros.

Con el fin de incentivar la entrada de niños, el Córdoba abordó “otra demanda histórica” con el carné Koki, que se puede adquirir hasta los ocho años -antes eran cuatro- por 20 euros y que permite a sus poseedores acceder al estadio con tarifas muy reducidas: un euro en Fondo, dos en Preferencia y tres en Tribuna. También se anunciaron descuentos para los miembros de peñas del Córdoba, aunque no serán efectivos este verano sino en el curso 18-19, según explicaron los responsables del club en la presentación de la campaña. El requisito para las asociaciones será que formen parte de la organización Aficiones Unidas, que engloba a miles de peñistas de toda España y en la que está inscrita la Federación de Peñas del Córdoba.

Etiquetas
stats