Un tortuoso camino lejos de El Arcángel

Fernández, en la celebración de un gol del Mallorca en Son Moix | LOF

No es el peor, pero poco le falta. No es necesario hacer un análisis extenso para saber que en feudo ajeno cuenta con unos guarismos difícilmente soportables. Sobre todo cuando en el propio los resultados tampoco son del todo positivos. El Córdoba es hoy por hoy el peor conjunto como visitante del fútbol profesional. Eso sí, igualado a nivel proporcional con el Leganés -en Primera-. Los números hablan por sí solos y lo hacen en relación a puntos sumados, triunfos -inexistentes por ahora- o flujo de goles. El dato es incluso más negativo si se profundiza el análisis con la realidad de Segunda B. En este caso, sólo el Almería tiene registros más pobres que el cuadro califal. Otra tarea para Curro Torres: acabar con el tortuoso camino lejos de El Arcángel.

Hasta su visita a El Molinón el Córdoba fue el único equipo de Segunda A incapaz de puntuar como visitante. Entonces cortó la dinámica, pero fue por poco tiempo, ya que en la siguiente salida cedió ante el Mallorca. A estas alturas de campeonato, el cuadro califal es el peor foráneo de la categoría de plata en términos globales. Acumula hasta cinco derrotas y sólo cuenta con un empate en seis choques lejos de su estadio. Esto se traduce en un punto, que ya es menos que los dos que añadieron a sus casilleros el Nàstic de Tarragona y el Sporting de Gijón. El Elche igualó tres contiendas de siete. Los tres equipos mencionados disputaron un duelo más fuera de casa, lo cual no varía nada: porcentualmente, los blanquiverdes siguen por debajo.

Por si fuera poco, el equipo que ahora dirige Curro Torres recibió 16 goles. Es decir, encaja una media de casi tres goles -de 2,66 para ser más exactos- en cada choque que juega como visitante. La trayectoria como foráneo del Córdoba es la peor de todo el fútbol profesional -Primera y Segunda A-, y eso que el Leganés lo pone complicado por el momento. Los pepineros sólo sumaron dos puntos en siete encuentros lejos de Butarque y recibieron 11 dianas, cinco menos que los blanquiverdes. Así las cosas, el único consuelo puede hallarse si la revisión estadística se amplía a la Segunda B. Es en esta división, la de bronce, donde existe un caso similar al del cuadro califal y otro todavía peor.

El más negativo de los registros se encuentra en el Grupo IV de la tercera categoría del fútbol español. En ésta, el Almería B saldó con derrota todos los partidos en los que desempeñó el rol de visitante. Fueron siete de siete. Además, recibió la friolera de 18 goles. Aun así, la media de tantos en contra es menor que la del Córdoba. En esta competición se halla un equipo que iguala el guarismo de puntos del cuadro califal. Es el Marbella, que en sus primeros seis partidos como foráneo apenas arrancó, al igual que su vecino andaluz, un empate. Eso sí, su portería no fue batida tantas veces. Lo cual no significa que se mostrara más solvente en defensa: encajó 12 dianas. El filial rojiblanco es penúltimo y el Marbella, mucho más poderoso en su campo, habita fuera del descenso… pero con escasa renta.

La similitud encontrada en la Costa del Sol también existe en Euskadi. En el Grupo II de Segunda B el Gernika sumó únicamente un punto de 18 posibles, registro idéntico al del Córdoba. Pero al igual que ocurriera con el Marbella, el cuadro vizcaíno recibió bastantes menos goles que el conjunto blanquiverde. Su portería fue perforada en 11 ocasiones por las 16 del equipo que hasta el domingo dirigía José Ramón Sandoval. Son estos tres los únicos ejemplos que dan algo aire en este aspecto a los califales, que el sábado van a tratar de romper de una vez por todas con este paso errático por otros campos de Segunda A. En Lugo ha de comenzar otro camino menos tortuoso.

Etiquetas
stats