Toril, una cara que suena

Alberto Toril, en el Elche-Córdoba de la primera vuelta | LOF

Cada vez que aparece en el camino hay alguien que se acuerda de aquel niño del Séneca que deslumbraba en el Enrique Puga y que fichó por el Real Madrid cuando era infantil. Fue profesional como jugador y también, después de su retirada, en los banquillos de distintos clubes país. Nunca en el de su tierra. Alberto Toril Rodríguez (Peñarroya, 1973) es el ahora entrenador del Elche. En la primera vuelta, en el Martínez Valero, su presencia estaba cuestionada. En el bando cordobesista mandaba José Luis Oltra, cuyo rango apenas causaba controversia más allá de algunos foros críticos. Una vuelta después, el valenciano ya es historia en el Córdoba y Toril sigue en el club ilicitano, al que por historia se señala siempre como uno de los candidatos a subir. Ahora mismo es el líder de la segunda mitad de la tabla. Está en el puesto 12 con 39 puntos, cinco más que un Córdoba que atraviesa una fase de angustia, a uno del descenso. La Segunda es una liga de distancias cortas.

"Hay que ir partido a partido, es la realidad en Segunda División aunque parezca un tópico. Debemos tener un equilibrio en los criterios. No arrojamos la toalla, porque en el fútbol todo es posible y hay partido y puntos suficientes", ha dicho el cordobés en Elche. No está Toril inquieto por la permanencia, que tampoco tiene asegurada. Después de la derrota de la semana pasada ante el Zaragoza, una nueva andanada de reproches cayó sobre el Elche. Ya están todos acostumbrados. Las exigencias son altas y la frustración por no ver al equipo moviéndose entre los primeros acentúa la acidez de las críticas. "Yo estoy tranquilo, no miro hacia abajo. Queremos que los jugadores se suelten más en casa, estamos atenazados. Sólo quiero que seamos nosotros en todos los partidos", ha advertido.

En El Arcángel abordan un partido delicado. El Córdoba lo pasó realmente más durante más de cinco meses, en los que no logró ni una sola victoria. En las tres últimas citas como anfitrión, el equipo de Carrión recuperó el resuello: ganó dos veces (con goles en el último minuto ante Alcorcón y Zaragoza) y empató sin goles ante el Numancia. El Elche viene con ganas de hacer sangre. "Tenemos argumentos para hacer un buen partido y sacar un buen resultado. Luego tenemos dos partidos en casa en los que, indudablemente, tenemos que mejorar", ha confesado Toril, quien prevé un partido complejo: "El Córdoba es un equipo distinto al resto. Juega con tres centrales, con gente por dentro", dice.

No es la primera vez que llega a El Arcángel, un campo en el que ha estado muchas veces como rival. De futbolista (Albacete, Racing de Ferrol...) y como entrenador también. No habrá lugar para el romanticismo para Toril, cuyo nombre sonó durante años de manera recurrente como refuerzo para el césped -especialmente en el tramo final de su carrera, que pasó por el Real Madrid, Espanyol, Celta, Extremadura, Albacete o Racing de Ferrol- o en esos periodos, frecuentísimos, en los que salen a la luz quinielas sobre candidatos al banquillo. El camino es largo. Quizá algún día. Mientras llega o no, Toril sigue siendo un paisano en la trinchera enemiga.

Etiquetas
stats