Una tarde inolvidable: el Liceo sonríe con Lourdes

.
Entrenadoras y gimnastas del club vibraron juntas con el concurso de la peñarrriblense en Río | Mohedano desató con su plata el éxtasis en una entidad en la que creció y que es su segunda familia

Sus ojos mostraban una emoción incontenible. Las gargantas alcanzaban su volumen máximo. Cada salto parecía el inicio de un vuelo. En el momento exacto, las paredes se tambaleaban y la euforia llegaba a Río. A buen seguro la protagonista de la jornada sintió a miles de kilómetros el calor y la alegría desbordada de quienes jamás dejarán de conformar su segunda familia. Lourdes Mohedano sonrió en el podio de los Juegos Olímpicos y en el Liceo lo hicieron tanto como ella. El club de gimnasia rítmica vivió muy especialmente la gesta de la peñarriblense, que dio sus primeros pasos y creció como deportista en sus filas. La historia de la primera medallista olímpica femenina de Córdoba está, de forma irremediable, ligada a una entidad que desde sus inicios pasó a ser ejemplar y puntera en el trabajo de cantera, en la labor de formación en todos los sentidos, dentro y fuera del tapiz, de jóvenes talentos.

Córdoba, al igual que toda España, vibró en la tarde de un domingo inolvidable. Mucho más intenso fue cada instante en un lugar concreto. La casa de Rosa Palomino, una de las entrenadoras del Liceo, se convirtió en punto de encuentro para buena parte de quienes forman parte del conjunto. Ella ejerció de anfitriona para una experiencia única, que vivió junto con otras técnicas, jóvenes gimnastas y familiares. Todas en el salón disfrutaron de la actuación de la selección española en Río y todas entraron en el éxtasis más absoluto cuando la voz inconfundible de Paloma del Río lo anunció. La veterana periodista de Radio Televisión Española confirmó que Lourdes Mohedano y el Spanish Group logró la presea de plata y se desató la locura.

Fue la imagen de la alegría en su máxima expresión. Una felicidad que incluso atrajo la atención de medios nacionales y que el club decidió compartir en redes sociales. No era para menos, en sus filas se forjó una campeona que ahora además es medalla olímpica. En el Liceo creció Lourdes Mohedano, junto a Marisol Lozano y Lola Ruano. La primera preside la entidad cuya fundación impulsara en 1988 y estuvo en Río, junto a la familia de la brillante deportista. La segunda es la mujer que descubrió en la peñarriblense, la que trabajó codo con codo con ella para algún día tocar el cielo. Fue su primera entrenadora y este domingo le resultó imposible, como es lógico, ocultar la emoción. En realidad, nadie pudo. Tampoco las más jóvenes gimnastas del club, que tienen en Lourdes a su más grande referente, a su más claro ejemplo.

Etiquetas
stats