El sueño de Aritz: ¿Creíais que no iba a volver aquí?

López Garai, ante Kroos y James, el día de su debut en Primera | MADERO CUBERO
López Garai puede debutar a los 34 años en San Mamés | Se forjó en Lezama, pero jamás llegó al primer equipo del Athletic

Jugar en San Mamés. Seguro que fantaseó con esa posibilidad cuando era un talentoso chaval de Barakaldo que aspiraba, como tantas promesas vascas, a defender la rojiblanca. Vio a muchos de su generación dar el salto. Garitano, Yeste, Cuéllar, Eneko Romo, Gurpegui... Él se quedó aguardando una llamada que nunca llegó. Por entonces, el técnico Carlos Terrazas, responsable del Bilbao Athletic, le cerró las puertas. Aquel episodio dejó una llaga que nunca cicatrizó en la memoria de Aritz, que fue cedido a equipos de la zona (el Baskonia, de Tercera, y el Gernika, de Segunda B), antes de emprender una carrera como profesional por toda España.

Tres campañas en el Conquense (Segunda B), dos con la UD Salamanca (Segunda), otras dos en el Castellón (Segunda), otro par en el Celta (Segunda) y un bienio más en el Córdoba (Segunda), del que se fue con contrato en vigor porque, superada ya la treintena, no podía soportar la idea de enfilar la recta final de su vida deportiva sin haber llegado a la élite. "El Sporting es el mejor sitio para subir a Primera", dijo cuando se marchó de El Arcángel. Ya había disputado play offs, quedándose en las puertas, con el Celta y el Córdoba. Unos meses después, amargado por la experiencia en Gijón, regresó al Arcángel como cedido por el club asturiano en el último mercado de invierno. Y, contra todo pronóstico, formó parte del histórico plantel que recobró una plaza en Primera para Córdoba después de 42 años. Aquella formación se despiezó en un puñado de semanas para componer otro equipo 'top' en el que López Garai, tras negociar su desvinculación del Sporting, fue una de las piezas escogidas. Con 33 años, por fin, López Garai era futbolista de Primera División.

Ahora, con 34 cumplidos en noviembre, el mediocentro de Barakaldo puede vivir el que quizás pueda ser su momento deportivo de mayor carga sentimental. Jugar en San Mamés. Lo haría con la camiseta del Córdoba, en contra del equipo del que es seguidor desde que era un crío y en el escenario que un día soñó con él de protagonista. Djukic dará hoy, después del entrenamiento a puerta cerrada en la Ciudad Deportiva, la lista de convocatoria para el viaje a Bilbao. Aritz mirará la pizarra con unos ojos distintos. Seguro.

Etiquetas
stats