El Sevilla Atlético, un huésped molesto

Chus Herrero, en el duelo con el Sevilla Atlético de la primera vuelta | LOF

Quizá no se le considere íntimo pero sí es un perfecto conocido. Así es dado el amplio historial conjunto. Es un enemigo -deportivo, claro está- muy habitual. Sobre todo en la segunda etapa de su trayectoria. Porque su camino se cruza con él desde 1978 y más principalmente tras la definitiva caída a Segunda B -e incluso Tercera-. Se trata de un Sevilla Atlético que además tiene cierto aspecto de bestia negra. Aunque tampoco es que venciera demasiado. El caso es que el Córdoba acumula hasta una veintena de encuentros ante el filial hispalense en El Arcángel, un feudo que perdiera mucho de su identidad de fortín en este caso. No en vano, el conjunto blanquiverde sólo suma seis triunfos dentro del total de choques con el siempre joven cuadro de Nervión.

El dato global deja a las claras que el partido del domingo no es precisamente sencillo. Al menos a nivel histórico no lo fue para el Córdoba, que se midió por primera vez al Sevilla Atlético -con sus cambios de nomenclatura- la temporada 1978-79. Ocurrió en medio del indeseado estreno del cuadro califal en Segunda B, la categoría en que se vieron las caras el mayor número de ocasiones. Aquel encuentro terminó con empate a dos y quizá fue un presagio de las dificultades por las que atravesaría en adelante el conjunto blanquiverde ante el filial sevillano. Un augurio éste que no llegó a sospechar sin embargo hasta la campaña 1987-88. Porque los dos siguientes duelos se cerraron con sendas victorias: 1-0 la 1979-80 y también la 1984-85.

Precisamente ese último partido señalado lo disputaron ambos equipos en Tercera, en el momento en que el cuadro califal tocó suelo. Pepín, el hombre que decidió dejar su estatus de Primera por ayudar al equipo de su tierra, fue el autor del gol. Desde ese instante sólo un triunfo consiguió el Córdoba ante el Sevilla Atlético en su feudo. Fue la temporada 1993-94, dentro ya del Grupo IV de Segunda B. Con tantos de Somavilla, Nandi -por partida doble- y Ballester, se impuso por 4-2 en lo que fue un resultado raro hasta más de diez años después. Antes, se dieron tres empates y dos derrotas, estas últimas los cursos 1988-89 y 1989-90.

Tras el citado triunfo hasta seis choques encadenó el conjunto blanquiverde sin saber de los dos puntos ante el que es su rival el próximo domingo (17:00). El Sevilla Atlético supo puntuar siempre, cuatro veces con equilibrio en el tanteador y otras dos con total golpe en El Arcángel. Como apunte curioso, los hispalenses se impusieron la 1998-99, campaña que terminó con el retorno del cuadro califal a Segunda A después de más de tres lustros. Esa derrota del Córdoba se dio por 0-2, con el primer tanto por parte de alguien que pasado algunos cursos terminaría por jugar de local en el coliseo ribereño. Marcos Márquez asestó el primer mazazo entonces.

Fue el curso 2006-07, tras el reencuentro de ambos equipos uno antes por el duro descenso del Córdoba el 2004-05, cuando el balance mejoró. La estadística es mucho más favorable desde entonces pues el cuadro califal obtuvo tres triunfos en cinco citas ligueras, cuatro de ellas en Segunda A, y apenas cedió una derrota. La última victoria se produjo precisamente en el más reciente precedente del duelo. Sucedió la campaña 2017-18, aquella que concluyó con una épica permanencia en la división de plata. Ese choque acabó con un 3-0 en el tanteador de El Arcángel y con un hombre que tuvo un cierto protagonismo: Reyes. Pero esto quizá sea otra historia.

Etiquetas
stats