Ante una semana crucial, o no tanto

González Calvo, en una rueda de prensa en El Arcángel | MADERO CUBERO

A pesar del discurso garantista todo parece estar en el aire. Cierto es que la confianza es inquebrantable pero no lo es menos que, de forma paradójica, decrece ligeramente en las últimas fechas. El futuro del Córdoba -a secas- sigue regado de incertidumbre, y ésta es cada vez mayor. Los últimos acontecimientos no ayudan precisamente a creer que todo se encuentra en piso firme, más bien lo contrario. De esta forma, la realidad a día de hoy es que la inquietud no sólo acerca de la próxima temporada sino de la vida de la entidad puede resolverse o no, definitivamente en teoría, durante los siete días venideros. Como punto de partida, este lunes Unión Futbolística Cordobesa (UFC) y Azaveco tienen previsto un nuevo contacto para un posible acuerdo de traspaso de la sociedad anónima deportiva (SAD) original. Y al tiempo, curiosamente, el otro actor de relevancia en la historia, la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), va a celebrar una reunión de presidentes territoriales para dictaminar si la campaña se atrasa.

De entrada, y para contextualizar, el pasado jueves el Córdoba comunicó que UFC ya había solicitado la inscripción de todos los equipos ante la RFEF. Desde ese instante, según indicó su máximo representante, Javier González Calvo, sólo dos días antes, no quedaba otra que aguardar una respuesta de la Federación tras el 17 de agosto. Esta fecha es la de cierre del plazo para tal cometido. Sin embargo, durante la semana salió a la luz un proceso de contactos entre las partes implicadas para obtener un encuentro a favor de la SAD original. Confirmados por este periódico están los existentes entre la sociedad actualmente al mando del club y Azaveco, mercantil de Carlos González. Del mismo modo, CORDÓPOLIS informó el sábado de que estas reuniones son hoy por hoy, tan sólo, conversaciones telefónicas.

Pues bien, como ya adelantó este diario en su edición sabatina, este lunes debe tener lugar el diálogo si no más relevante, clave para que haya otros posteriores de verdad en términos de negociación. No en vano, faltan detalles significativos como la cuantía por la que pudiera producirse la compraventa de la SAD -cuya unidad productiva está en posesión de UFC mientras no haya reprobación de autos-. Llegado este punto, se hace necesaria aclaración sobre un punto expuesto por CORDÓPOLIS también en la jornada del sábado. Éste es el referido a la doble venta articulada en el Código Penal, señalado por fuentes jurídicas. Después de nuevas indagaciones se certifica que, en efecto y como precisó este periódico, no se dan las condiciones para que ocurra. Es decir, la compraventa del Córdoba CF SAD puede realizarse sin más problema.

El acuerdo en este sentido no está, ni mucho menos, cerca. No al menos en aspecto de casi cerrado. Pero las perspectivas son buenas, según señalaron las partes. Sea como fuere, este asunto parece ser la llave para que el Córdoba -a secas- pueda jugar la próxima temporada en Segunda B. Así como el resto de sus equipos en las distintas categorías que les corresponden. La inscripción por parte de la RFEF marca, además y en cierto modo, la agenda de actividad del club. Su área técnica, dividida en varios departamentos específicos, tiene cerrada ya una serie de movimientos de mercado que, sin embargo, no termina de hacerse oficial -cada fichaje-. Lógicamente, las casas se empiezan por los cimientos y no por el tejado, por lo que parece razonable que no haya por el momento anuncios en este sentido.

Con todo lo expuesto, la semana que arranca este lunes se presenta como crucial en relación al futuro -y no sólo el inmediato- del Córdoba. Aunque quizá no sea así y haya un balón de oxígeno que en realidad es una especie de asfixia -no en concreto para el cuadro califal sino para todas las entidades que no militan en LaLiga; esto es Primera y Segunda-. Tal hecho puede llegar, con doble vertiente, tras la reunión de presidentes territoriales que va a celebrar, también este lunes, la RFEF acerca del calendario y las condiciones de la campaña 2020-21. El periodista Ramón Fuentes adelantó acerca de este tema en iusport.com que el planteamiento de la Federación es atrasar el arranque de las competiciones estatales no profesionales a enero con motivo de la pandemia de Covid-19.

Un hecho éste contra el que se posiciona la mayoría de clubes de Segunda B y Tercera pero que, de alguna manera, puede resultar favorable para el califal. La razón, claro está, es que significaría ganar tiempo tanto para la vía abierta en torno a la SAD pero además para que pudiera existir firmeza jurídica a la venta de su unidad productiva a UFC. Básicamente porque, a falta de confirmación, se postergaría el plazo de inscripción con su total paralización hasta nuevo aviso.

Etiquetas
stats