Una satisfacción incompleta

Javi Galán, en el duelo con el Osasuna en El Sadar | LOF

Crece la diferencia, pero no lo hace demasiado. La permanencia está a tres puntos y no a dos como antes de viajar a Pamplona. Pero todavía depende de sí mismo, esto es lo importante. Es el detalle al que se aferra Sandoval y que quiere recordar una y otra vez el vestuario. El Córdoba sigue en pie tras visitar El Sadar, uno de los campos más difíciles de Segunda A. Un hecho que es posible gracias al buen trabajo hecho en tierras navarras, premiado con un empate. El punto es valioso, no cabe duda, si bien el sabor final es agridulce después de que el conjunto blanquiverde lograra adelantarse en el marcador. Y también porque de haber ganado la distancia con la salvación sería, precisamente, de un punto. La conseguida ante el Osasuna es así una satisfacción incompleta para el cuadro califal.

Las tablas en El Sadar tienen una doble vertiente positiva. Por un lado, vuelve a sumar y continúa próximo a su objetivo. El empate del Almería ante el Albacete (1-1) hace que la desventaja respecto del equipo que limita la permanencia sea de tres puntos, uno más que antes de acudir a Pamplona. No importa, en este caso, lo que suceda en Huesca con el Barcelona B: en caso de que ganaran los catalanes, la salvación la marcaría la Cultural con los mismos puntos que el cuadro del Poniente andaluz. Son 39 por los 36 que tiene en su casillero el Córdoba. De ahí que la agridulce igualdad de Pamplona resulte un tanto más dulce para los blanquiverdes, que además observan al Alcorcón y al Nàstic a seis puntos. De haber vencido la distancia sería de cuatro, es lo malo.

En esta doble vertiente positiva, ha de contarse también el efecto que en el estado de ánimo de los jugadores debe tener el empate en tierras navarras. No siempre puede uno puntuar en un estadio como El Sadar y ante un rival como el Osasuna. La nota negativa ya quedó dicha: las diferencias habrían sido menores de conseguir el triunfo que había encarrilado Javi Galán con su tanto en el minuto 18. "Estoy contento por el gol y, sobre todo, porque he ayudado a sacar un punto. Queríamos los tres, pero sabíamos que era un campo difícil, que aquí van mucho a la lucha y que esto iba a ser una guerra", indicó el pacense de primeras tras el choque con los rojillos. "Creo que es un buen punto, aunque nos sabe a poco por cómo habíamos empezado el partido", añadió después.

Tener tan cerca la victoria y que al final se escape por una acción aislada, como así fue el golazo -esto es indiscutible- de Borja Lasso, escuece cada vez que sucede. Más si cabe en un partido como éste, con tantos condicionantes especiales, y en medio de una situación tan compleja como la que vive el Córdoba esta temporada. Y eso que el cosechado en Pamplona "es un punto muy importante", tal y como afirmara Guardiola después del choque con el Osasuna. Pero… "También es verdad que pienso que nos podíamos llevar los tres", siguió el balear que entendió que la actuación del trencilla no fue buena. "Desde mi punto de vista el árbitro nos ha perjudicado bastante", agregó en este sentido.

Así, el punto está visto de manera positiva pero con el regusto amargo de pensar en lo que habría supuesto dar el golpe en Pamplona. El típico lo que pudo ser y no fue, que sin embargo no debe pesar a un Córdoba que, a pesar de las bajas, sabe que tiene su gran oportunidad de hacer números de salvación ante el Sevilla Atlético. La del viernes (21:00) es la segunda final consecutiva ante un rival directo en El Arcángel tras la del duelo con el Lorca. Es entonces cuando el empate ante el Osasuna puede ser más positivo de lo que actualmente se cree -y es cuestión de perspectivas-. "La semana que viene tenemos una final en casa, tenemos que sacar los tres puntos y hacer bueno éste", apuntó Sergi Guardiola. O lo que es lo mismo, que una satisfacción incompleta se torne de repente en una felicidad continuada.

Etiquetas
stats