La RFEF desea iniciar la próxima campaña en la segunda mitad de octubre

Luis Rubiales, en un acto | RFEF

De la inquietud a la tranquilidad. Al menos, avanza a una realidad mucho más calma que la de semanas precedentes. Pero sobre todo acaba con la incertidumbre causada por una información inexacta de este periódico, que tiene a bien corregir. No existe una suspensión indefinida de competiciones, tal y como indicaran fuentes institucionales –a más exactitud de distintos clubes– a CORDÓPOLIS. En realidad, la situación es muy diferente pues la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) desea dar inicio a la próxima temporada, como muy tarde, a mediados de octubre. La información la aporta el propio organismo, que sí es cierto que aguarda la elaboración y aprobación de un protocolo para el Covid-19. Tal plan de prevención y acción espera, eso sí, tenerlo ya cerrado en fechas cercanas.

Conocida una serie de circunstancias un tanto desfavorables para el comienzo de la campaña 2020-21 durante la jornada del miércoles, la RFEF quiso aclarar que éstas no eran ciertas. De esta forma, decidió precisar que, más bien al contrario, todo parece ir encaminado a una pronta solución tanto en Segunda B como en las principales categorías femeninas de fútbol y también las máximas de fútbol sala –masculinas y femeninas–. Porque el ente presidido por Luis Rubiales –actualmente de una gestora hasta el proceso electoral previsto– trabaja ya en una cercana configuración de todas las divisiones y, por ende, determinación de la temporada venidera. La previsión hoy por hoy es que, al igual que ocurre en la Real Federación Andaluza de Fútbol (RFAF), el arranque tenga lugar en la segunda quincena de octubre.

Aun así, el primer paso que ha de dar la RFEF es la mencionada aprobación de un necesario –obligado en realidad– protocolo higiénico sanitario que permita responder a la crisis sanitaria de Covid-19. La ausencia de éste es generador de la polémica más grande del presente verano al significar la suspensión de los partidos amistosos de los equipos de la Liga Nacional de Fútbol Sala (LNFS), en cuya máxima categoría milita el Córdoba Patrimonio de la Humanidad. En este sentido, la Federación trabaja desde hace días en la elaboración del plan de actuación y su previsión es que pueda estar preparado en unas dos semanas –a lo sumo–. Después, todo debe de transcurrir de manera encadenada.

Esto último supone, de entrada, la definitiva configuración de categorías, dado que tras el atípico cierre de la pasada campaña no son pocos los cambios. Acto seguido, como es lógico, llega el turno para los sorteos de los calendarios. También tiene la RFEF la intención de darle forma a ambos asuntos a la mayor brevedad posible. Por tanto, la pretensión es, como quedó escrito anteriormente, que las competiciones comiencen a mediados de octubre. Cierto es que esta fecha, que resulta optimista dada la situación actual de España en relación al Covid-19, supera en mucho, por ejemplo, a la fijada en un inicio para Primera y Segunda de la LNFS. Por cierto, que al tiempo, las máximas instituciones también dan pasos para conformar un protocolo único para la totalidad de las disciplinas, como solicitó en su momento el propio organismo. Entre éstas se hallan el Consejo Superior de Deportes (CSD) o el Comité Olímpico Español (COE).

Etiquetas
stats