El retorno de Eddy Silvestre, el hombre discreto

Eddy Silvestre, en un partido con el Córdoba del pasado curso. | MADERO CUBERO

Escasa es la huella que dejara en El Arcángel. No mucho mayor es por el momento la relevancia con que cuenta en su actual equipo. Tanto es así que su retorno al coliseo ribereño puede serlo con presencia inicial en el banquillo. Aunque las circunstancias quizá le abran la puerta de la titularidad. Todo dependerá de Álvaro Cervera, a quien corresponderá decidir cuál debe ser el punto de partida para el centrocampista en el duelo que supondrá el reencuentro con el Cádiz. El cuadro amarillo visitará de nuevo, tras varios años -desde la temporada 2009-10-, al Córdoba, un enfrentamiento que traerá consigo el retorno de Eddy Silvestre, el hombre discreto. El futbolista natural de Roquetas pero con ascendencia de Angola y Azerbaiyán regresará en unos días al que fuera su hogar en el tramo final de la pasada campaña. Un reencuentro que, esta vez, será menos especial y significativo que en otras.

La reedición del siempre atractivo derbi andaluz tendrá en esta ocasión la anecdótica vuelta a Córdoba de un jugador que no logró encontrar su lugar en El Arcángel. Y eso que comenzó con fuerza dentro del once, en el que José Luis Oltra le incluyó. El azerí recaló en el conjunto blanquiverde en el mercado de invierno, justo cuando tocaba a su final. Llegó procedente del Éibar, con el que apenas tuvo minutos en Primera, y como único fichaje de la entidad califal de cara a la segunda parte del campeonato de Liga. Al final no pudo obtener el cartel de refuerzo, toda vez que sus prestaciones no alcanzaron el nivel deseado. En definitiva, su aportación fue reducida el tiempo que vistió la elástica cordobesista, con la que disputó un total de catorce encuentros. Diez de ellos fueron como titular y sólo cuatro los jugó de principio a fin. Sí destacó el mediocentro en acumulación de amarillas, pues fueron nueve las que vio en su corto periplo a orillas del Guadalquivir.

Tras un inicio con gran confianza por parte de Oltra, el jugador perdió poco a poco presencia. Sucedió de tal forma que en la jornada 39 disputó su último partido con el Córdoba. Después sólo logró entrar en convocatoria en los duelo de play off, aunque sin contar con minutos. Dado su escaso bagaje, el club califal optó por no intentar su continuidad y el azerí buscó nuevo destino. Éste lo encontró en el Cádiz del también ex blanquiverde Abel Gómez. En el cuadro amarillo tampoco logra hacerse un hueco. En lo que va de curso sólo ocupó una plaza dentro del once de Álvaro Cervera en cinco partidos, de los cuales apenas finalizó uno. El pasado sábado vivió el trance amargo de recibir silbidos de la afición cadista cuando saltó al campo en el Ramón de Carranza. Su participación está discutida y quiere revertir la situación. La primera oportunidad, quién sabe, puede llegarle en El Arcángel. La baja de José Mari quizá le permita entrar en el equipo. Es el retorno de Eddy Silvestre, el hombre discreto.

Etiquetas
stats