El reto del Mezquita Rugby: deportistas y caballeros

Lance de un partido de rugby en Córdoba.
El club cordobés ha iniciado una nueva pretemporada en un año de plena difusión de este deporte gracias a la práctica olímpica | El internacional Javier de Juan estuvo presente en la puesta en marcha del equipo sub-18

Dicen del rugby que es una práctica de bárbaros en la que compiten caballeros. El respeto prima por encima de todo en el deporte del balón oval, aunque también es cierto que la exigencia y el castigo físico son máximos. En Córdoba hay un pequeño grupo de jugadores que llevan años tratando de potenciar (al igual que otros clubes en distintas localidades) en la provincia un deporte que erróneamente en el conocimiento común se piensa que es violento. Los rugbiers sangran y se golpean, aunque siempre desde el respeto. Y nunca fingen. La gran particularidad que impera en esta modalidad y que se diferencia con la cultura del teatro de otras disciplinas como el fútbol. La diferencia entre ambos sería algo similar a la que pueda existir entre los Beatles y los Rolling.

El Mezquita Rugby Club prepara ya una nueva y exigente temporada. Al igual que ocurre con todos esos deportes minoritarios, las dificultades por completar una plantilla y sobrevivir cada año económicamente se unen al primordial objetivo: competir. El club cuenta con equipo sénior masculino y femenino, así como equipos sub-18 federados, que compiten en la Segunda División Regional Andaluza, la liga Sub-18, Rugby Olivo y la liga de Rugby Amateur Andaluz, así como conjuntos sub-14, sub-12, sub-10 y sub-8 en cantera. Esta temporada, como novedad, estrenarán como federado al equipo sub-14, convirtiéndose en el primer club de rugby de la historia de Córdoba que tiene un conjunto federado en esta categoría.

En concreto, la categoría sub-18 arrancó la pretemporada con buenas sensaciones y con la mirada puesta en la única y principal necesidad de seguir creciendo. Un año que se avecina ilusionante para el rugby en general y para esta entidad en particular, tras la participación de España (masculina y femenina) de seven en los Juegos Olímpicos de Río, algo que ha provocado una enorme difusión del deporte y por ende la posibilidad de que lleguen nuevos adeptos.

Sin duda, unas de las sorpresas más gratas del inicio del nuevo curso para los jóvenes jugadores del Mezquita fue la visita de Javier de Juan. El internacional cordobés, que actualmente milita en el Bathco Rugby de Santander, es un fijo a la hora de dar consejos a los chicos de su ciudad. Él es una voz autorizada que ha ido creciendo a base de empeño y talento, haciéndose un nombre dentro del deporte.

“Los jugadores de rugby se dividen entre los que tocan el piano y los que empujan el piano”, afirmaba el exjugador Pierre Danos. En Córdoba seguirán empujando a su club hacia la supervivencia mientras aprenden a tocar cada tecla. Deportistas y caballeros.

Etiquetas
stats