La Reto Iberdrola para los equipos cordobeses, con altas expectativas para 2021

Natalia Montilla, ante el Córdoba Femenino en Pozoblanco | JUAN HUERTAS

El aciago 2020 toca a su fin. El coronavirus continúa golpeando en la sociedad española pero el fútbol, por la supervivencia de los clubes más modestos, debe continuar. En una temporada obviamente marcada por la evolución de la pandemia, Pozoalbense y Córdoba Femenino se marcaron en el inicio de la temporada, allá por el mes de octubre, el estar entre los cuatro primeros clasificados para así poder acceder a la siguiente fase. Si bien ambos conjuntos están en esos puestos, no están dando las mismas sensaciones uno respecto al otro: mientras que las pedrocheñas son flamantes y casi intocables líderes del Grupo Sur A de la Reto Iberdrola, las blanquiverdes son terceras pero con varios coches intentando adelantar por cualquier lado.

El Pozoalbense, sin duda, es el equipo más en forma del campeonato. Antes de comenzar la temporada, equipos como el Granada o el Málaga podrían partir en una posición más aventajada en cuanto a favoritismo pero las blanquillas han querido despejar las dudas a base de solidez defensiva y efectividad arriba. El entramado defensivo tejido por Manuel Fernández, aupado también por la docena de fichajes en verano, y el momento estelar y de inspiración en el juego de jugadoras de ataque como Karla Riley, María Marín o Natalia Montilla han permitido al equipo de Pozoblanco asentarse en la primera posición de la tabla desde la jornada 5, siendo el conjunto más anotador del subgrupo con 17 tantos -el segundo de todo el Grupo Sur que más tras el Villarreal, con 22- y el que menos goles encaja, con tan solo cinco tantos en contra -empatado en toda la Reto Iberdrola con el Real Oviedo y el Tacuense-.

La guardameta Ana Murga y las defensas Rocío, Victoria o Loba, más el inamovible doble pivote franco-nipón con Ayaka y Hamidouche, han sido el pilar sobre el que se ha sostenido defensivamente el Pozoalbense para, en ocho partidos, solo haber sufrido una derrota -ante el Granada el pasado 31 de octubre-. Desde aquel tropiezo ante el Granada, el cuadro blanquillo se ha vuelto adicto a sumar de tres en tres y marco porque me toca. El 2021 se presenta para la entidad de Los Pedroches con más ambición que el anterior, teniendo posibilidades reales de continuar con la dinámica victoriosa que está labrando en Reto Iberdrola para soñar con cotas más altas.

El Córdoba Femenino, por su parte, no está convenciendo del todo en la presente temporada en la segunda categoría femenina. Ariel Montenegro tomó los mandos del cuadro blanquiverde tras la dimisión de Manu Agudo tras haber renovado solo un mes antes. El técnico argentino arribó a su casa con todos los fichajes realizados por parte de la dirección deportiva, con el conjunto cordobesista más internacional que nunca. Sin embargo, tras cerrar la ventana de traspasos con 13 incorporaciones -la francesa Candice Goujon no fue inscrita finalmente-, los resultados eran mejores que el juego del equipo sobre el césped. La derrota en el derbi cordobés de la primera jornada fue el preludio de dos importantes triunfos ante La Solana (1-3) y el Granadilla B (1-0). Sin sumar puntos en los siguientes compromisos ante Juan Grande (2-0) y el Granada (0-1) fueron el punto de tocar fondo tanto para la plantilla como para Ariel Montenegro, cuya continuidad estaba en entredicho.

A pesar de ello, el equipo mejoró en disposición de juego para encadenar dos triunfos consecutivos ante el Cáceres y el Málaga, anotando cuatro goles entre ambos choques. Aun así, la sombra de Mery Martí es alargada y las sustitutas que llegaron el pasado verano para la labor del gol, Nati Gómez y Belén Potassa, solo suman 3 tantos entre las dos -uno de la gallega y los otros dos de la argentina, de penalti-. Wifi comenzó siendo una fija y se ha ido cayendo del once titular hasta no ser convocada en algunos encuentros, en el marco de la dosificación de un talento ya internacional española en categorías inferiores. En una entrevista con PTV Córdoba, el director deportivo Francisco Avilés 'Peque' anunció que se está trabajando en la llegada de dos jugadoras diferenciales, por lo que no es nada descabellada la idea de fichar a una delantera que aporte más goles al equipo. Mientras tanto, María Avilés, con dos tantos, es la máxima anotadora de un Córdoba Femenino que ya ve por el retrovisor a Cáceres y La Solana, ambos con partidos aplazados por el Covid.

Ambas escuadras, que se encuentran en los puestos que dan acceso a la siguiente fase y donde se enfrentarán al resto de equipos del Grupo Sur que hayan clasificado en esas cuatro primeras posiciones, están en ánimos distintos, con sensaciones contrapuestas. El derbi del pasado sábado fue la viva imagen de ello, con polémica por doquier e intensidad en cada duelo tanto en el suelo como en el aire. El Pozoalbense acabó dejando los tres puntos en el Eleuterio Olmo para sumar 21 puntos de 24 posibles y seguir campeonando a costa de un Córdoba Femenino al que le siguen entrando las dudas y donde el gol es una tarea pendiente. Sin duda, el 2021 promete dar continuidad a dinámicas positivas como la del Pozoalbense y, a la vez, dar más oportunidades en los próximos encuentros para el Córdoba Femenino.

Etiquetas
stats