La renovación de Sebas, otro frente abierto

Sebas Moyano, en un partido con el Córdoba | MADERO CUBERO

A punto de arrancar la pretemporada, el Córdoba tiene diversos campos de actuación en los que trabaja. Todos en materia de fichajes, renovaciones y salidas. Es en este apartado donde se encuadra uno más, que quizá en los últimos tiempos pasó un tanto desapercibido. Éste no es otro que la continuidad de Sebas Moyano, que es otro frente abierto para el director general deportivo blanquiverde, Luis Oliver. De entrada, el club quiere contar con los servicios del canterano, deseo expresado ya en el mes de marzo por Daniel López Ramos, mano derecha del navarro. En ello está la entidad arrancado julio, con el primer equipo y el filial cerca de regresar al trabajo y con el jugador libre tras finalizar contrato el pasado 30 de junio. Por el momento, el nombre del futbolista no aparece en el plan original de vuelta del conjunto califal y la razón es precisamente que hoy por hoy no pertenece a su disciplina. Las dos partes negocian para cerrar el acuerdo lo antes posible.

El anuncio del reparto de turnos para los reconocimientos médicos por parte del club dejó varios datos de interés. Entre ellos se encuentra la ausencia de Sebas Moyano, quien vivió alguna que otra pretemporada con el primer equipo. Ésta también habría de hacerlo, pero para ello antes tiene que resolver su situación con la entidad califal. Más que nada porque a día de hoy tiene la opción de seguir o de cambiar de aires, un hecho este último que parece menos probable. No en vano, el atacante prefiere dar el salto al fútbol profesional con el Córdoba, donde se ha formado y con el que llegó a debutar en Segunda A. Pero la realidad es compleja, principalmente por las decisiones que tomó tiempo atrás la anterior propiedad de la sociedad anónima deportiva (SAD), con Carlos González a la cabeza.

La complicación inicial vino con motivo de la venta de los derechos del jugador a un fondo de inversión. La operación no se desarrolló como hubiera pretendido González y menos aún como le habría gustado al media punta. El hecho es que Sebas Moyano se vio relegado en no pocas ocasiones al ostracismo como consecuencia del proceso que en torno a su propiedad tenía lugar. El mismo continuó con un litigio que sembró de dudas a los nuevos gestores del club, tal y como el secretario técnico, Daniel López Ramos, indicaba en marzo en la tertulia de ‘La Jugada’ de Canal Sur Radio. Entonces, el también exfutbolista blanquiverde declaró abiertamente que la idea de la entidad era única y exclusivamente tratar de sellar la renovación del de Villanueva del Duque.

Cuando la compraventa del Córdoba todavía no se había producido, el pensamiento de la perla de su cantera era diferente al actual. Con Carlos González como máximo accionista de la SAD, el deseo de Sebas Moyano era zanjar su periplo en El Arcángel al llegar el 30 de junio, fecha en que terminó su vinculación. Pero la llegada de Jesús León y la apuesta por gozar de sus servicios de Luis Oliver y Daniel López Ramos, lo varió todo. El jugador aspira a crecer en el club en que se ha formado y, mucho más, a dar un paso al frente y escalar de una vez por todas al primer equipo, una posibilidad que le rompieron los anteriores propietarios del conjunto blanquiverde. Ahora, según confirmaron además fuentes de la entidad, la negociación por la renovación continúa.

Etiquetas
stats