El reconocimiento, los tópicos y la ilusión en el nuevo comienzo

Abel, en la camilla, saluda a la cámara. FOTO: MADERO CUBERO
Muchas caras nuevas, chavales del filial y una buena dosis de incertidumbre sobre el porvenir de varios jugadores

Desde primera hora de la mañana, los jugadores del Córdoba CF fueron desfilando por la clínica El Brillante donde el equipo del doctor Javier Bejarano fue examinando a los miembros de un equipo top que está en plena formación. Porque los reconocimientos, además de médicos, lo fueron en otras acepciones del término. Algunos se reconocieron, pues ya habían tenido contacto de uno u otro modo, y otros directamente se conocieron, pues en su vida se habían visto ni oído hablar de los que ahora son sus compañeros. Fue el caso del holandés Janse, el último refuerzo oficializado por el club, que sin dominar el idioma trataba de conectar con los demás de la mejor manera. No realizó ninguna declaración, como tampoco lo hizo Samu de los Reyes, otro de los fichajes, pues aún no han sido presentados. Lo harán esta noche, después del primer entrenamiento a las órdenes de Pablo Villa.

Sí se dirigió a los medios de comunicación de uno de los “veteranos”, Armando, que llegó a la entidad el pasado mercado invernal procedente de la liga de México. El central motrileño no se salió del clásico guión de la pretemporada y se aferró a los tópicos. “Tenemos ganas de empezar de nuevo”, explicó, sin querer ahondar en asuntos escabrosos como la masiva marcha de compañeros -“es lo que ha determinado el club y esto es el fútbol: cuando se cierra una puerta se abre una ventana”- o la suya propia. “Tengo contrato en vigor y pienso en el Córdoba”, dijo.

Estuvo en la clínica el lateral Cristian, con contrato en vigor pero en la rampa de salida porque el Córdoba no cuenta con él. El Sabadell puede ser su próximo destino. También puede salir el central Kiko Olivas, al que algunos medios han vinculado con el recién ascendido Tenerife, mientras que Alberto Aguilar y Pedro, también con contrato, permanecen a la espera de saber qué será profesionalmente de ellos.

“Desde que llegué la presión era meternos en play off y de ahí para arriba. Creo que este año no va a ser menos. Habrá mucha presión”, admitió Armando, que cumplió con el trámite rodeado de muchos chavales procedentes del filial de Tercera y futbolistas llegados de los más distintos rincones. “Tenemos que unirnos para ser una gran familia”, apostilló el zaguero.

Etiquetas
stats