Recién llegados al frente de la insurrección

Varios de los fichajes del Córdoba se ejercitan, junto a Lavín, en un entrenamiento | MADERO CUBERO

Está en pie y quiere no volver a caer. Después de una sucesión de tropiezos, levanta la mirada para caminar con firmeza de una vez por todas. El Córdoba pretende seguir el trayecto iniciado ante el Tenerife, y éste es el que conduce a la permanencia. Dicho de otro modo, el conjunto blanquiverde desea continuar por la senda de la victoria ante el Granada (viernes, 21:00). El reto es complejo, pero el cuadro califal atraviesa ahora un momento diferente. Renueva y refuerza su ímpetu, es como un tipo insurrecto a la mirada de terceros. La intención es no perder esa energía, que es obra en gran parte de un grupo de recién llegados. Porque los fichajes invernales logran dar, al menos es lo que pareciera en el último encuentro, otro aspecto al equipo de Curro Torres, que de cara al próximo choque liguero tiene opción de cerrar la revolución en el once.

La entrada en acción de los futbolistas firmados a finales de enero se produjo de inicio en el anterior partido en El Arcángel. Ante el Albacete, el preparador califal otorgó rol de titular hasta a tres de los siete jugadores que reclutó el Córdoba el pasado mes. Fueron Miguel Flaño, Yann Bodiger y Carrillo los que encontraron espacio en el once. Los tres rindieron aprobaron. Alguno incluso recibió el notable de no pocos. Entonces gozó de sus primeros minutos también Neftali Manzambi. El caso es que el estreno resultó desagradable debido a la remontada y el consecuente triunfo del conjunto del Carlos Belmonte. En aquel encuentro el técnico optó por no reconstruir más si cabe la defensa y dejó a Chus Herrero en el banquillo, pero éste había de tener su ocasión.

Precisamente ante el Tenerife apareció en escena el zaguero, que relevó en el eje central de la defensa a Álex Quintanilla. Su estreno fue sobresaliente, pues no sólo ayudó a mejorar la seguridad atrás del Córdoba sino que vio puerta. Marcó el gol que abrió la puerta al triunfo, que certificó Miguel de las Cuevas. El zaragozano no pudo sin embargo completar el duelo con motivo de unas molestias que le hacen ser duda para el partido ante el Granada. Es la incógnita principal del once blanquiverde para la cita del viernes en El Arcángel. Aunque no es la única, puesto que a la titularidad llama otro de los recién llegados. Se trata de Álex Carbonell, que ya puede ser de la partida después de que el club califal viera solucionado el asunto de su licencia. Lo cierto es que el catalán tiene complicado debutar en la alineación.

Ante sí tiene la oportunidad de jugar, pero quizá no tanto de hacerlo de inicio debido al nivel mostrado por todo el equipo en el Heliodoro Rodríguez López. El extremo es hoy por hoy el único de los siete fichajes invernales del Córdoba que no se estrenó. Cabe recordar en este sentido que Álex Menéndez, que fue el último en llegar junto a él, entró directamente en el once en cuanto el entrenador blanquiverde tuvo opción. El lateral izquierdo también sobresalió en su primer choque con el cuadro califal, no sólo a nivel defensivo sino también con aportación en ataque. Su presencia confirmó que, definitivamente, en la sublevación deportiva de los cordobesistas tienen mucho que ver los refuerzos. Y en el vestuario se tiene conocimiento. “El equipo es totalmente diferente al partida ante Las Palmas, porque han venido siete jugadores nuevos y no tiene nada que ver”, afirmó De las Cuevas el martes.

“Nos van a dar nuevo aire”, añadió después del alicantino. Así se percibe desde luego tras el duelo ante el Tenerife, pero también después de la concentración del equipo en Montecastillo. Ante el Granada, tanto los recién llegados como los que ya estaban tienen el deber de dar continuidad a esa frescura. Todo con un once renovado casi en su mitad en la última jornada, pero que en ésta puede sufrir alguna que otra modificación. La primera va a depender del estado de Chus Herrero, que sufre un esguince y el lunes comenzó un proceso de recuperación que trató de acelerar. El miércoles se ejercitó en la Ciudad Deportiva.

Curro Torres espera que esté disponible para ser parte de la zaga de tres que ideó partidos atrás. Pero, como quedó mencionado antes, su participación no es el único interrogante en torno a la alineación del de Ahlen en esta ocasión. El otro lo protagoniza Álex Carbonell, al que aguardaba el entrenador mientras el club recibía el visto bueno para su licencia. Con éste ya sobre la mesa, el catalán es una clara opción para entrar por la derecha. En este sentido, el extremo cuenta con la oposición de Andrés Martín y De las Cuevas en parcela ofensiva y de Loureiro en banda. Los tres estuvieron a buen nivel en el más reciente encuentro y su salida parece difícil. La respuesta, el viernes.

Etiquetas
stats