Rafa Navarro, contra la maldición del debut

Carrión, en su etapa como entrenador del Córdoba | MADERO CUBERO

Es el cuarto de esta temporada -o el tercero, según se mire-. Si el análisis se remonta a la campaña 2017-18, es el séptimo en dos años -o el octavo en cierto modo-. Ante su gran reto está Rafa Navarro, que ocupa la vacante dejada por Curro Torres en el banquillo del Córdoba. Por delante tiene 15 partidos que cobran forma de finales dada la situación de un equipo al que en su día ayudara a regresar a Segunda A dentro del campo. El primero de los encuentros lo encara el sábado (18:00), cuando los califales reciben al Málaga. Tal choque es el estreno como entrenador blanquiverde del que hasta ahora fuera coordinador de cantera. Y pretende que sea positivo, al contrario de lo que sucediera a sus más inmediatos predecesores. El nuevo preparador del cuadro cordobesista quiere acabar con la maldición del debut.

Con la vista en la primera campaña tras el descenso de Primera, sólo José Luis Oltra y Luis Miguel Carrión saben lo que es ganar en su puesta de largo. El valenciano logró cortar la hemorragia causada por el traumático descenso de la elite y cerró con victoria su primer partido al frente del Córdoba. Fue la temporada 2015-16, cuando el cuadro califal arrancó el campeonato de Segunda A con un ajustado 1-0 ante el Valladolid. El autor del tanto que valió tres puntos fue Fidel. El catalán relevó al levantino un curso después y también fue capaz de debutar de manera alegre. A sus órdenes por primera vez, el conjunto blanquiverde se impuso por 1-2 en Reus con goles de Juli y Rodri -Babic sólo pudo maquillar el resultado-. Corría la 2016-17, en efecto, y en realidad el estreno del barcelonés tuvo lugar días antes en Copa. También fue positivo, y ante un rival muy presente estos días.

Luis Miguel Carrión dirigió al Córdoba por primera vez -sin contar el encuentro ante el Numancia (3-0) de la 2013-14, tras la destitución de Villa- ante el Málaga. Es decir, su primer adversario es el equipo ante el que el sábado debuta Rafa Navarro. Ese duelo, de ida de dieciseisavos de Copa, acabó con triunfo blanquiverde por 2-0. Las dianas las anotaron Rodri y Borja Domínguez. Aquella fue la última vez que un preparador se estrenó con victoria en el banquillo cordobesista. Y eso que al barcelonés le siguieron cinco -si se contabiliza a Francisco-. Desde entonces el balance es de un empate, tres derrotas y un adiós prematuro -el del almeriense-. Juan Merino fue el encargado de tomar las riendas del cuadro califal después del cese del catalán. Con él se abrió una etapa compleja para los entrenadores en El Arcángel.

El técnico de La Línea de la Concepción inició su corto periplo al frente del Córdoba con una clara derrota en Oviedo (2-0). Comenzó un ciclo que bien pudo impedir acto seguido Jorge Romero. Pero al cordobés se le escaparon dos puntos en un debut que parecía bien encaminado. En su primera vez en el banquillo blanquiverde el equipo se colocó con dos dianas de ventaja -ambos obra de Caro- ante el Rayo Vallecano-. Sin embargo, el conjunto madrileño consiguió igualar la contienda con goles de Velázquez y Javi Guerra. Al menos el joven preparador logró sumar en su estreno, algo que no supieron hacer sus sucesores. El más inmediato fue José Ramón Sandoval, quien vio perder a los califales antes de arrancar una remontada épica que terminó con una más que histórica permanencia en Segunda A.

Ante el Granada, entonces dirigido por José Luis Oltra -con quien comenzó el relato-, el de Humanes no pudo disfrutar de un triunfo que acarició. Alfaro adelantó al cuadro califal, pero en los últimos minutos Kunde y Machís voltearon el tanteador. La situación resulta dolorosamente conocida actualmente, pues se repitió cuatro veces en las cinco últimas jornadas. El madrileño tampoco ganó en su segunda etapa como entrenador del Córdoba, que inició apenas un mes después de zanjar la primera. En el encuentro inaugural de la presente campaña hubo de conformarse con un empate a tres ante el Numancia. Entre uno y otro partido, Francisco ni siquiera llegó a debutar como técnico en competición oficial. La maldición era ya completa y de ella no pudo escapar Curro Torres, que también mordió el polvo en su primer choque en el banquillo blanquiverde. Cedió por 2-1 en Lugo. Ahora Rafa Navarro desea poner punto final a esa dinámica negativa, no sólo por él sino por el propio equipo, que necesita puntos urgentemente.

Etiquetas
stats