Rafa Berges retoma su aventura en Indonesia

Rafa Berges, con el presidente del Mitra Kukar indonesio | MITRA KUKAR FC

Ni una semana ha necesitado. En apenas un puñado de días, ha encontrado un nuevo acomodo profesional. Tal y como sucediera en diciembre de 2017, su destino resulta exótico. Aunque ya lo es menos para él, que conoce bien el terreno. Cuatro jornadas después de abandonar el Córdoba, donde dejaba las funciones de director deportivo, Rafa Berges retoma su aventura en Indonesia. Lo hace para volver al club del que salió en julio del pasado año para recalar en El Arcángel. El oro olímpico ha firmado con el Mitra Kukar, esta vez con el reto de devolver al equipo a la Superliga -máxima competición del país-.

Ha sido rápido a la hora de hallar otro proyecto fuera del Córdoba, del que se despidió de manera total el martes. Fue entonces cuando Rafa Berges ofreció una amplia rueda de prensa para decir adiós y explicar su experiencia en la dirección deportiva del club califal. La rescisión de su contrato se produjo el lunes, de mutuo acuerdo y, una vez escuchadas sus palabras, probablemente por su incompatibilidad con el presidente de la entidad, Jesús León. El caso es que entonces el cordobés aguardaba iniciar nuevos desafíos profesionales, lo que va a tener ocasión de hacer en Indonesia. La campaña allí arranca el 22 de junio, por lo que llega para ponerse manos a la obra enseguida.

Rafa Berges va, por tanto, a por su segunda aventura internacional. Sin embargo, ésta es una continuación de la primera. Lo que sí hace es regresar a los banquillos, toda vez que la pasada temporada fue la primera vez que ejerció como director deportivo. El estreno no fue como le hubiera gustado, ya que a su llegada a Córdoba tuvo que hacer frente a una complicada situación financiera y deportiva que trató de subsanar como pudo. El club tenía rebasado el límite salarial y LaLiga otorgaba capacidad de movimiento: tuvo que conformar una plantilla con fichajes por el salario mínimo y con otros que tuvieran ficha sub 23. Al final, el descenso resultó inevitable.

El oro olímpico comenzó su trayectoria como entrenador en los escalafones inferiores del Córdoba, desde donde pasó a dirigir al extinto Lucena. El Almería B y el Séneca fueron los siguientes equipos a los que adiestró, antes de llevar al Pozoblanco a pelear por el ascenso a Segunda B. Tras su paso por el cuadro de Los Pedroches retornó a El Arcángel como preparador del filial blanquiverde, del que promocionó un curso después para hacerse cargo del primer plantel. Acabó destituido. Su currículo lo cerró, antes de viajar a Indonesia por primera vez, en el Jaén y la UD Logroñés.

Etiquetas
stats