Otra ración de impotencia a domicilio para cerrar el año

Luso, hundido ante la alegría de los jugadores madridistas. FOTO: LFP.ES
El Córdoba se desploma ante el Real Madrid Castilla, que deja de ser colista tras superar con claridad a un lánguido conjunto de Pablo Villa (3-1)

Otra ración de amargura para el Córdoba. Otro episodio de impotencia ante el colista, que ya no lo es porque se comió a los blanquiverdes en otra tarde aciaga. El Real Madrid Castilla engarzó su cuatro triunfo consecutivo para escapar del último puesto y dejó al Córdoba con un puñado de ideas dándole vueltas en la cabeza. ¿Esto es lo que puede hacer? ¿Qué hay que poner y qué hay que quitar en este mercado invernal? Se avecinan unas semanas de decisiones en El Arcángel, donde sigue intacto el objetivo de pelear por subir a Primera aunque después de actuaciones como la última, en el Alfredo Di Stéfano, declarar ese objetivo suene a chiste.

De salida, Pablo Villa realizó un cambio en el once. Carlos Caballero, el único que había salido como titular en todas las jornadas, dejó su sitio a Abel. Xisco permaneció como referencia en ataque y el balear no estuvo del todo mal. Intentó muchas cosas y consiguió pocas. En el banquillo permaneció al principio Germán Pacheco, quedando como compañero del delantero balear un Uli Dávila que tuvo más destellos que efectividad. En el Real Madrid Castilla, el ex blanquiverde Borja figuraba en el equipo de partida al lado de Quini, natural de Fernán Núñez. Curiosamente, el único cordobés sobre el césped del Alfredo Di Stéfano en el arranque de una tarde que se abría con los gritos de los numerosos seguidores cordobesistas desplazados como banda sonora. Un clásico en todos los campos.

El Córdoba salía con la idea de mantener el orden y, a ser posible, la posesión de la pelota. Lo hizo durante muchas fases de un primer tiempo en líneas generales aburrido, sin un dominio claro por parte de nadie. Había llegadas a las áreas, pero pocas ocasiones de gol claras. Borja García tuvo un disparo forzado en una llegada al borde del área y poquito más. En el Córdoba, lo mejor lo protagonizó Pedro. El punta de Aspe vio ligeramente adelantado al meta Pacheco y conectó un disparo desde muy lejos ante el que el meta madridista poco más podía hacer que mirar. El balón terminó repelido por el larguero.

En la fase final del primer periodo llegaron las situaciones de más sustancia. No había mucho fútbol elaborado, pero todo el escenario se alteró cuando Raúl de Tomás decidió que era buen momento para levantar la voz. Tuvo el madridista una primera opción de marcar que desbarató Saizar, cogiendo nuevamente el rechace para enviarlo alto. Y a cuatro del descanso, una interpretación sublime del Madrid terminó torpedeando las ambiciones cordobesistas. Lucas Vázquez controló de manera excelente el balón con el pecho y el muslo para irse de la vigilancia de Samu de los Reyes y ganar la línea de fondo. Su centro, medido, lo culminó tal y como le venía De Tomás. Con ventaja mínima de los locales concluyó la primera parte. El Córdoba estaba fondón y con poca tensión. Aguantaba el tipo, pero lo peor estaba por llegar.

Tras el descanso, el Córdoba empezó a querer hacer algo más que estar ahí. Viendo que no se generaban acciones de peligro, Villa meneó el once para dar otra dimensión. Incluyó a Mendi por Uli y después metió en el césped a Pacheco por Samu de los Reyes. No hubo efecto arriba, pero sí atrás. El filial blanco encontró un pasillo franco por la banda y lo explotó hasta la saciedad, haciendo sufrir un calvario a un Córdoba al que le costaba la misma vida hacer algo productivo de medio campo hacia arriba.

Cuando Lucas Vázquez marcó el segundo del Castilla, después de rematar un centro de Borja García, el duelo quedó decantado de forma muy clara. El equipo local, crecidísimo ya entonces, encadenó buenas combinaciones y dominó con solvencia a la formación de Villa, por entonces definitivamente desconcertada. Xisco lo intentó en un remate de cabeza que le salió flojo y luego tuvo una situación delante del meta Pacheco, que se le arrojó a los pies evitando que disparara a quemarropa. En un contragolpe, Burgui metió el tercero de la tarde.

Desarbolado por completo, el Córdoba quedó a merced de un Real Madrid Castilla que pudo redondear una goleada de escándalo. Sin embargo, tras una jugada de rebotes en el área local, Xisco anoto el 3-1 y adecentó un resultado que de todos modos es muy feo para un Córdoba que sigue despachando actuaciones lastimosas en sus desplazamientos.

FICHA TÉCNICA

REAL MADRID CASTILLA, 3: Pacheco, Quini, Derik, Cabrera, Noblejas, Omar Mascarell, José Rodríguez (Aguza, 85'), Lucas Vázquez, Jaime Romero (Burgui, 69'), Borja García y De Tomás (Torró, 74').

CÓRDOBA CF, 1: Mikel Saizar, Campabadal, Iago Bouzón, Raúl Bravo, Samu de los Reyes (Pacheco, 58'), Pedro, Luso, Abel, López Silva (Caballero, 64'), Uli Dávila (Mendi, 56') y Xisco.

GOLES: 1-0 (42') Raúl De Tomás. 2-0 (63') Lucas Vázquez. 3-0 (79') Burgui. 3-1 (85') Xisco.

ÁRBITRO: David Medié (Comité catalán). Mostró tarjeta amarilla a los blanquiverdes Luso, Pacheco y Pedro.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la decimonovena jornada de la Liga Adelante. Unos 3.500 espectadores en el estadio Alfredo Di Stéfano, de la ciudad deportiva de Valdebebas, con presencia de numerosos seguidores cordobesistas.

Etiquetas
stats