¿Quieres ser protagonista? Toma el balón y juega

Markovic golpea el balón en un entrenamiento. | TONI BLANCO
La posesión del esférico y la presión al rival marcan la segunda sesión de la semana del Córdoba, que trata de sumar argumentos al de la seguridad defensiva en su discurso sobre el césped

Seguridad defensiva. Ése es el punto de partida en el camino hacia la consecución de resultados positivos. Lo es al menos en la actualidad para un Córdoba que aprende a crecer a través de su fortaleza atrás. Un fundamento éste que quizá parece alejado a la idea de juego que en su día planteara José Luis Oltra. La apuesta inicial consistía en llevar el peso del partido, algo que por el momento no termina de lograr el conjunto blanquiverde. “La teoría es muy fácil, pero sí que intento que mis equipos sean protagonistas”, afirmó el valenciano en su presentación como técnico califal. Después de ceder en Leganés y ante el Alcorcón –y también ante el Lugo en Copa–, el mensaje sobre el césped cambió. Porque en la práctica el equipo logró funcionar en el instante en que buscó establecer garantías en su línea de retaguardia. El contraataque empezó a ser la vía en ataque para una escuadra que, sin embargo, no olvida el pensamiento proyectado antes de que comenzara la temporada. Es decir, el buen trato al balón ha de ser un objetivo, tanto como medio para el fin, que no es otro que la victoria.

En Zaragoza, el Córdoba inició su fase más práctica, basada en el mantenimiento a cero de su propia meta para rentabilizar al máximo el acierto en ataque. Continuó en esa línea ante la Ponferradina y en Pamplona, si bien en tierras navarras faltó el gol. Los resultados llegaron y todos sonrieron, pero Oltra tiene claro lo que busca para su equipo. “El protagonismo se consigue yendo a buscar al rival en el aspecto defensivo e intentando llevar el peso del partido en el ofensivo”, indicó en su presentación. Como no puede ser de otra forma, esa concepción del juego gira en torno al balón. De ahí que el conjunto blanquiverde traté de alcanzar la exposición sobre el césped de la teoría de la que hablara tiempo atrás su técnico. El afecto al esférico cuando se tiene y el control de la situación cuando es del rival pasa por ser la meta que persigue en realidad el cuadro califal. Demostrado quedó este martes en la Ciudad Deportiva Rafael Gómez.

La idea es clara y a efecto trata de llevarla José Luis Oltra, que en la segunda sesión de trabajo de la presente semana, de cara al duelo con el Bilbao Athletic, insistió en la necesidad de mantener la posesión del cuero y en ejercer presión sobre el rival. Fue una larga serie de prácticas en ese sentido la que ocupó gran parte del entrenamiento en esta ocasión, de nuevo en el campo B de las instalaciones del Camino de Carbonell. El equipo ejercitó su criterio con el balón, al tiempo que también lo hizo en la búsqueda del adversario cuando éste cuenta con el control del esférico. Porque la recuperación en el momento idóneo es también una buena vía para encontrar el protagonismo ofensivo que por el momento le falta a los blanquiverdes. Para conseguir victoria puede haberlas diversas, pero para hacerlo con mayores garantías la fórmula es el dominio de la pelota o, en su caso, de la situación sin ésta. En ello trabaja el Córdoba.

Etiquetas
stats