¿Qué nos ha quedado de aquel día?

Celebración de la victoria del Córdoba ante el Extremadura en la primera vuelta | ÁLEX GALLEGOS

Qué partido el de aquel día. El 2 de noviembre, el Extremadura visitó El Arcángel en un partido que tenía una sobredosis de morbo que resulta minúscula si se compara con el peculiar ambiente que se está respirando ya, como una pasta narcotizante, ante el choque del próximo domingo 10 de marzo en el Estadio Francisco de la Hera de Almendralejo. Una vuelta al calendario después, Córdoba y Extremadura siguen metidos en un lío monumental en la Liga 1/2/3. Ambos se sitúan en posiciones de descenso, de las que no han salido pese a que han movido varias veces el banquillo y han protagonizado impactantes fichajes en el mercado invernal. ¿Qué ha pasado desde entonces?

En la primera vuelta, el Córdoba de Sandoval estaba con ocho puntos después de once jornadas. Sólo había ganado una vez y estaba el último en la clasificación. El Extremadura de Sabas iba un punto por delante, en el puesto 20. Si ganaba, hundía a los blanquiverdes en la clasificación y en la moral de un grupo que ya por entonces se descomponía. Se puso por delante el cuadro local con un golazo de De las Cuevas, pero Enric Gallego empató y y Willy puso por delante a los azulgranas a falta de media hora. El Córdoba sufrió la expulsión de Piovaccari en el minuto 39. Todo se iba a pique.

El equipo local, que había tenido errores grotescos, se transformó. En un último cuarto de hora increíble, el equipo blanquiverde le dio la vuelta a un escenario tétrico ante un Extremadura que lo tuvo en su mano porque había aprovechado su superioridad por la estúpida expulsión del italiano. Una roja a su defensa Pomares en el minuto 72 les causó una pájara de la que el Córdoba sacó el máximo rédito. Esos instantes de debilidad los detectó la grada de El Arcángel, que alentó como en las grandes ocasiones -y ésta lo era- y encontró a un héroe en Sasa Jovanovic. El serbio destrozó a la retaguardia extremeña con dos goles que dieron la vuelta al 1-2. Para rematar, Jaime selló una goleada (4-2) que nadie podía imaginar. “Nos va la marcha”, dijo después un Sandoval con el rostro demudado.

Ya no está el de Humanes, que fue despedido unas semanas después. Ni tampoco Sabas, que duró aún menos en el banquillo extremeño. Los sustitutos de estos también se quemaron: Curro Torres en el Córdoba y Rodri en el Extremadura. Desde hace poco hay otros jefes al frente. En el bando blanquiverde, Rafa Navarro; en el azulgrana, Eduardo Vílchez. Quisieron los de Almendralejo reclutar a Juan Marrero, actualmente “amarrado” en el filial cordobesista tras haber anunciado su dimisión por “dignidad”. El club de Jesús León no le dejó salir para evitar una situación de escarnio. Sustituyó un escándalo por otro. Así andan las cosas cuando se vive en la indefinición perpetua.

El Córdoba-Extremadura olía a final en la jornada doce. El del domingo atufa a trascendencia. El que pierda quedará muy malherido. Sea cual sea su desenlace, el choque entrará con un sabor agrio en la historia de duelos y relaciones entre ambas entidades, que comparten mitos. Los más veteranos se acordaran de Ortuondo, ese entrenador de Ondárroa que sacó al Córdoba de Tercera y subió al club de Almendralejo a Primera, o del mítico regate del cordobés Pinedita a Iván de la Peña en una visita del Barça en la década de los noventa. Ahora, el foco se colocará en José Antonio Reyes. Seguramente, el fichaje más impactante en la historia moderna del Córdoba. El utrerano lideró a los blanquiverdes en una salvación milagrosa, bajo el lema “Sólo para valientes”. Ahora hay carteles con ese mismo eslógan colgados en los muros del Francisco de la Hera y el icono del Sevilla defiende el escudo del Extremadura.

De aquel partido de noviembre no podrán repetir dos goleadores: Jovanovic, que hizo un doblete en su mejor partido de blanquiverde, fue vendido al Al-Fateh Saudí; Enric Gallego, leyenda del Extremadura en año y medio, salió este enero traspasado al Huesca por dos millones de euros. En el Córdoba tampoco estará ya Aythami Artiles, que pidió su baja para regresar a Las Palmas, ni Javi Galán, traspasado al Huesca. Han cambiado técnicos y jugadores referenciales, pero ni uno ni otro han logrado escapar de los puestos del fondo de la tabla.

Desde aquella victoria increíble ante el Extremadura, el equipo cordobesista solamente ha ganado dos partidos más (lleva 4) y el pacense tres (lleva 5). Ahí reside la diferencia de puntos actual a favor de los azulgranas, que tienen 24 por 22 de su rival. Ahoran se han metido en la clásica espiral de promociones de entradas baratas, viajes subvencionados, apelaciones a la unión, marketing con términos bélicos y demás parafernalia para tiempos de crisis. Estrategias similares con un toque de autor: el de Luis Oliver, el brazo ejecutor de la salvación del Córdoba y el ascenso del Extremadura. No aparece en ningún sitio, pero está en todos.

Etiquetas
stats