Un punto para que no se difumine el discurso

Samu de los Reyes, perseguido por Guzmán. FOTO: LFP.ES
El Córdoba agarra un empate en Mendizorroza ante el Alavés en un partido mediocre y se engancha a la zona de play off

No ganó ni perdió. No jugó bien ni mal. Un empatito en el campo de uno de los equipos en descenso... y ya está en zona de play off. Así es la Segunda División. Puede uno lamentarse sobre la oportunidad perdida. Y tendría razón. También se puede uno alegrar por haber dado un paso adelante. Y sería comprensible. La cuestión es que un gol de Pelayo y el esfuerzo solidario de todos cuando peor estaban las cosas reportó al Córdoba un punto más. Lleva tres jornadas consecutivas sin perder lejos de El Arcángel, lo que supone todo un logro. Y el domingo viene el Eibar, uno de los candidatos. Otro más.

No hubo sorpresas en el once de Villa. El técnico alcorconero, como se preveía, incluyó a Pelayo Novo en el lugar de Caballero. Los demás, los mismos de siempre. Y con el desafío de siempre: dar un golpe sobre la mesa cuando la situación más lo requería. El Córdoba dependía de sí mismo para meterse en los puestos de play off, el objetivo mínimo del club según su propia declaración de intenciones, ratificada en el mercado invernal. Si el Córdoba tenía motivos, al Alavés le sobraban. Metido en posición de descenso y con una racha horrorosa en Mendizorroza, precisaba los tres puntos a toda costa. De ese choque de intereses nació un duelo competido, con más sudor y nervios que calidad.

El Alavés apretó más y tuvo mejores ocasiones. El poste repelió un trallazo del checo Jarosik. Luego fue el ex cordobesista Guzmán Casaseca el que inquietó a Saizar, que vio cómo el Alavés agobiaba con una serie de remates desde todas las posiciones y saques de esquina. Evidentemente, los de Mandiá salían muy convencidos. El Córdoba aguantaba el tipo tratando de mantener el orden, a la espera de su oportunidad. Que le llegó.

En su primera ocasión clara, Pelayo Novo batió a Goitia. Un potente saque de banda de Samu de los Reyes le cayó al mediapunta cordobesista, que burló a Llorca para marcar el 0-1. La explosión de alegría tuvo un efecto efervescente en el Córdoba, que gozó de sus mejores minutos. Pelayo pudo hacer el segundo. Sin embargo, el que pegó fue el Alavés. Y lo hizo a través de su mejor hombre, Borja Viguera, que tranquilizó a una grada nerviosa a un equipo que lo estaba aún más. Saizar y Bouzón, sacando una bola en la misma línea, evitaron un destrozo peor para el Córdoba antes de que llegara el descanso. El pitido del árbitro alivió a los blanquiverdes.

Tras el descanso, Villa metió en el campo a Fran Cruz como mediocentro y sacó del terreno a Nieto. Ninguno de los equipos brilló especialmente. El Alavés insistió un poco más, como correspondía a su desesperada situación, y el Córdoba estuvo más contemplativo. La incompetencia de los locales hizo que los de Villa no lo pasaran peor en un partido que les enseñaba una ocasión para dar un salto de calidad. El árbitro, González Fuentes, anuló un gol al Córdoba por falta de Iago Bouzón. En el Alavés, Mandiá sacó a Lázaro y en los últimos minutos a Mauro Quiroga, con la idea de apretar arriba. Pero no sucedió nada más. La inquietud habitual por el recuerdo de los despropósitos de partidos anteriores en el descuento, pero esta vez todo se quedó igual. Un puntito fuera de casa. Ni bien, ni mal. Ahí sigue el Córdoba, metido entre los candidatos al ascenso a Primera.

FICHA TÉCNICA

DEPORTIVO ALAVÉS, 1: Goitia, Unai Medina, Jarosik, Samuel Llorca, Nano, Guzmán, Beobide (Lázaro, 67'), Manu García, Emilio Álvarez, Toti y Borja Viguera (Mauro Quiroga, 85').

CÓRDOBA, 1: Saizar, Campabadal, Iago Bouzón, Raúl Bravo, Samu de los Reyes, Abel (Caballero, 82'), Luso, Nieto (Fran Cruz, 46'), Pelayo, López Silva (Juanlu, 58') y Xisco.

GOLES: 0-1 (23') Pelayo. 1-1 (36') Borja Viguera.

ÁRBITRO: González Fuertes (Comité Asturiano). Amonestó al vitoriano Manu García, y a los cordobesistas Samu de los Reyes, Pelayo, Iago Bouzón y Fran Cruz.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la vigésimo cuarta jornada de la Liga Adelante, disputado en el estadio Mendizorroza ante unos 4.000 aficionados, entre ellos un grupo de cordobesistas que se hicieron notar. Se guardó un minuto de silencio en memoria de Luis Aragonés.

Etiquetas
stats