Puerta cerrada para no ofrecer la más mínima pista

Albert Ferrer se dirige a sus jugadores en un entrenamiento. | ÁLVARO CARMONA
El Córdoba regresa al trabajo para preparar el encuentro del domingo ante el Sevilla, que recupera el guardameta Beto

El objetivo está claro, tanto como en las anteriores citas. Aunque en esta ocasión se ve de forma más nítida, quizá por aquello de que hasta ahora no se pudo cumplir. El Córdoba busca inaugurar su contador de victorias en el presente campeonato, de forma que además obtenga su primer triunfo en la elite después de 42 años. Con esa idea parte el conjunto blanquiverde en su regreso a la actividad este martes. El equipo que dirige Albert Ferrer deja atrás los dos días de descanso de que gozó tras empatar en Almería y vuelve a los entrenamientos con una sesión en la Ciudad Deportiva Rafael Gómez que de nuevo se desarrollará con las puertas cerradas a cal y canto. El técnico mantiene su estilo de trabajo, con el que pretende tener a sus jugadores con el menor número de posibles distracciones. Por supuesto, tampoco quiere ofrecer pistas sobre lo que planteará en el próximo encuentro, que el domingo lo será ante un rival de entidad: un Sevilla en un momento dulce.

La escuadra hispalense se dejará ver nuevamente por El Arcángel. En Primera, como en tiempos en que a este lado del Guadalquivir aparecían los mejores. Y regresa el conjunto de Emery con la única intención de prolongar su buen arranque liguero ante un adversario que desea vencer para hacer buenas las dos igualadas anteriores ante Celta y Almería. No van a faltar atractivos al duelo. Uno estará en el once del cuadro califal, que con toda seguridad volverá a presentar cambios, toda vez que Ferrer podrá volver a contar con López Silva y Gunino. Sea como fuere, será a partir de esta tarde, con esa primera sesión de preparación para el choque, cuando el preparador catalán comience a estudiar cuál puede ser la mejor fórmula para superar a los de Nervión, que por cierto recuperan a Beto. El guardameta portugués fue la gran novedad del entrenamiento de los sevillanos este lunes y apunta a una titularidad que ante el Getafe fue para el canterano Sergio Rico, debido a que también se encontraba fuera de juego Barbosa.

Pero lo más importante para Albert Ferrer, más allá de lo que suceda al rival, es el nivel de su equipo, que espera mejore en el duelo con el Sevilla. Confía en que la evolución se mantenga el domingo, tal y como apuntó tras el partido en el Juegos del Mediterráneo y con esa intención trabajará a lo largo de una semana en la que sumará efectivos perdidos en esa última fecha del campeonato. Porque López Silva y Gunino estarán otra vez al mismo ritmo que el resto de integrantes de la plantilla blanquiverde, así como Luso. El aragonés es uno de los seis futbolistas que aún no ha tenido oportunidad de estrenarse con el Córdoba esta campaña, debido a unas molestias físicas que parece dejar atrás ya. Mientras, Carlos Caballero y José Carlos avanzan en la recuperación de sus lesiones y quizá en próximas semanas llegue la buena nueva de las sendas altas médicas. La mala noticia es la baja de Campabadal, que estará al menos tres semanas en el dique seco.

Etiquetas
stats