Puerta abierta a la primera continuidad

Enrique Martín, junto a sus jugadores en un entrenamiento | ÁLEX GALLEGOS

Diversos factores conllevan una significativa situación. La decisión en cada momento del entrenador es por ahora el factor principal, pero no el único. La llegada tardía de algunos futbolistas, lesiones y otras circunstancias también resultan determinantes de cara a cada encuentro. Lo cierto es que el Córdoba desconoce lo que es repetir once en lo que va de temporada. Hasta seis distintos acumula en las otras tantas jornadas disputadas, un hecho éste que quizá varíe el domingo (18:00) ante el Cádiz B en El Arcángel. Para el duelo con el filial amarillo se abre claramente, de una vez por todas, la puerta a la continuidad del equipo. No en vano, el entrenador blanquiverde, Enrique Martín tiene a su disposición, al fin, a toda su plantilla. Pero la opción de que de nuevo se produzcan cambios no deja de existir.

Ya en el segundo encuentro de Liga realizó una primera permuta el técnico califal en relación al primero. En Villarrubia de los Ojos entró José Antonio González por Sebas Moyano, un retoque en el once que fue consecuencia de la baja obligada del primero de los canteranos ante el Recreativo Granada con motivo de su cesión por parte de la entidad nazarí. Una semana después Owusu desbancó al centrocampista con atraso de línea para De las Cuevas y Víctor Ruiz tuvo oportunidad de debutar por la ausencia de Fidel Escobar, que acudió con la selección de Panamá. El ghanés se hizo fuerte en la alineación titular pero no el central, que perdió su sitio ante Fernando Román en la cuarta jornada.

En la visita a Yecla llevó a cabo Enrique Martín la mayor reforma del once hasta ahora, con hasta cuatro modificaciones respecto del choque anterior -ante el Murcia-. No fue sólo Fernando Román quien accedió a la alineación. Lo hicieron otros tres jugadores: Xavi Molina, Raúl Cámara y, de nuevo, José Antonio González. Por vez primera no iniciaban un partido Jesús Álvaro, Javi Flores y De las Cuevas. Las razones para cada salida del esquema fueron muy dispares. Los dos últimos duelos también los comenzó el Córdoba con cambios respecto del precedente. Tanto ante el Badajoz como ante el Sevilla Atlético el entrenador del cuadro califal efectuó tres permutas, alguna obligada y alguna por decisión técnica.

Precisamente en la contienda ante el filial hispalense permitió contemplar en el verde un once más próximo al que quizá cualquiera pueda imaginar. Fidel Escobar regresó al eje central de una zaga en la que acompañó a Chus Herrero y Xavi Molina, mientras que De las Cuevas recuperó la titularidad para pugnar en la línea de medios junto con Imanol García y Javi Flores. En ataque, Gabriel Novaes gozó de sus primeros minutos de inicio en lugar de Juanto Ortuño. Las variaciones concedieron una alineación que gustó, por el trabajo sobre el césped, a Enrique Martín y abrieron de esta forma la puerta a la continuidad. Más que nada porque todos gozan de teórico rol de jugadores esenciales en el esquema del navarro. Eso sí, el preparador recordó el viernes, ya por enésima vez, que nadie puede confiarse.

Así, de cara al duelo con el Cádiz B parecen poco probables cambios en cualquiera de las líneas del campo. En defensa, el entrenador del Córdoba mantiene plena confianza en Chus Herrero y tiene a Fidel Escobar y Xavi Molina como piezas importantes, casi insustituibles -principalmente en el caso del panameño-. Una situación similar se da en la medular, donde Imanol García es mano derecha del técnico y Javi Flores y De las Cuevas aparecen como futbolistas fundamentales. Pero, ¿es posible que se produzca algún movimiento con el fin de mejorar detalles respecto del último choque? Lo es, si bien no demasiado.

En defensa, resulta poco probable que Djetei, que vuelve a estar disponible tras ser baja ante el Sevilla Atlético por su inmediata paternidad, releve directamente a ninguno de los tres centrales. Y eso que el africano es otro jugador que cuenta con confianza de Enrique Martín, en este caso tras compartir experiencia en Tarragona. Sí parece en cierto modo posible que acceda al once si Xavi Molina pasa a ocupar el lugar de pivote defensivo. Esa modificación conllevaría la salida de uno de los tres centrocampistas. En este punto es De las Cuevas quien podría ser el perjudicado, con Imanol García y Javi Flores en labores más propias a sus prestaciones. Mientras, en ataque, la duda existe únicamente en torno a Gabriel Novaes y la vuelta de Juanto Ortuño. En principio no va a haber movimiento en este sentido.

Etiquetas
stats