Prohibido mirar atrás

Javi Galán, en la visita del Alcorcón a El Arcángel | MADERO CUBERO

Al igual que en otras ocasiones abrazan, en otras apuñalan. Hoy por hoy los números clavan una daga por la espalda al Córdoba. Alejado de la euforia incontenible del final de la pasada campaña, el conjunto blanquiverde atraviesa una realidad compleja. La más difícil de los últimos tiempos es ésta que vive desde hace semanas. Un panorama que se torna más oscuro en un comienzo de temporada en el que apenas logra sumar dos puntos y muestra una imagen borrosa. A todo esto quiere poner punto final de una vez por todas, sin esperar más, el equipo de José Ramón Sandoval este sábado ante un Tenerife que tampoco es que se encuentre mucho mejor. El cuadro canario llega a El Arcángel después de una sacudida en su banquillo, en el que se estrena un viejo conocido del coliseo ribereño. Oltra viene con la intención de ennegrecer la esperanza califal en un partido que, visto lo visto, cobra una especial relevancia para unos y para otros. De ahí que sea esencial tener presente una máxima: lo pasado, pasado está.

Prohibido mirar atrás. Éste es el lema idóneo para definir la situación del Córdoba. En cierto modo su entrenador recurrió a esta idea en la previa del choque con el Tenerife, en el que espera ver a los suyos demostrar que tienen “metralletas” y no “pistolas de agua” en una guerra cruenta. Es la de una Segunda A que concede pocas treguas. O ninguna para quien anda apurado. Ejemplo es precisamente el cuadro califal, que de golpe debe olvidar su caída en Málaga. En La Rosaleda fue sometido (3-0) y devolvió a su afición la sensación de que sus cuerpos contarán cada jornada con más heridas. También el proceso de reinserción competitiva en la categoría de plata después de un verano en el que el límite salarial llevó al extremo de la supervivencia, en materia de fichajes y confección de plantilla, al conjunto blanquiverde. Lo dicho: lo pasado, pasado está.

De nada sirven los lamentos, mucho menos cuando los resultados empiezan a ejercer su presión. La cabeza de Sandoval la sobrevuela ya la inquietud y, poco a poco, la impaciencia. En fútbol importan los triunfos, poco más. Es complicado de asumir, pero así es. El madrileño necesita recuperar el crédito perdido en las primeras jornadas del campeonato liguero. Un requerimiento que se hacen a sí mismos también dentro del vestuario que dirige. Toca dar más, lo dijo uno de los capitanes, Fernández. De nuevo, demostrar que disparan “metralletas” y no “pistolas de agua”. Los mensajes fueron de conjura, como es habitual en estas coyunturas, mientras el trabajo estuvo dirigido muy especialmente a corregir errores a nivel defensivo. No más goles a balón parado. No más goles, de hecho, es lo preferible.

En ello está el conjunto blanquiverde, que opta por borrar de su memoria lo sufrido por el momento. Sin embargo, las complicaciones no cesaron, ni cesan, para el Córdoba. De entrada, Sandoval está obligado a otorgar el candado de la portería a un chaval, Alberto González. Sobre él recae la pesada carga de defender la meta blanquiverde con apenas 21 años y sin conocer la Segunda A en un momento inadecuado a más no poder. Será importante que el joven cancerbero sienta un respaldo absoluto de una afición que desconoce quién acompañará a Álex Quintanilla en el eje central de la zaga. Aunque lo intuyen, puesto que la duda de Jesús Valentín es un poco más que eso. La salida del once del canario debido a sus molestias tras retirarse en Málaga antes de tiempo puede abrir la puerta de la titularidad a Aythami.

Muy probablemente sea el veterano central el elegido para completar la línea de retaguardia. Pero nunca se sabe. Luis Muñoz no parte con demasiada desventaja, dadas las circunstancias precedentes. Por otro lado, habrá que ver si los laterales siguen sin tocar o registran movimientos. Fernández quiere regresar a la alineación y Javi Galán se aferra a ella. La respuesta sólo se obtendrá en el momento en que el Córdoba anuncie el equipo con el que parte en este encuentro. Más que nada porque Sandoval decidió esconder sus cartas y convocar a todos sus futbolistas, hechas las excepciones de cara al partido de Carlos Abad y Marcos Lavín. Lo que está claro, o al menos eso parece tras las palabras del técnico madrileño, es que no habrá cambios en el sistema, ni revoluciones en cuanto a nombres. Eso sí, el de Humanes tendrá que hacer encaje de bolillo en cierto modo debido al condicionante de los sub 23, con uno de ellos precisamente bajo palos. Un hecho éste que permitirá, en teoría, recuperar su lugar en ataque a Piovaccari.

Algún que otro movimiento habrá en el Tenerife respecto de la semana pasada. Sobre todo porque ahora maneja sus designios otro entrenador. Es el exblanquiverde Oltra, quien días atrás suplió a un Joseba Etxeberria víctima de esa impaciencia mencionada antes. Los chicharreros llegan con sólo un punto más que el Córdoba, son tres los que suma, y sin conocer la victoria, al igual que su rival. Sin embargo, está hecho para pugnar por la zona alta de la tabla. Para reconducir esa situación firmó la entidad al valenciano, que baraja diversas permutas. Entre ellas, parece más o menos definida la entrada en el once de Naranjo. Otro ex de los califales, Samuel Camille, aspira a ocupar el lateral izquierdo, mientras que Aveldaño se postula para estar en la zona central de la defensa. El conjunto canario también tiene prohibido mirar atrás.

ALINEACIONES PROBABLES

CÓRDOBA CF: Alberto González; Fernández, Álex Quintanilla, Aythami, Javi Galán; Blati Touré, Álex Vallejo, Álvaro Aguado; Jovanovic, Alfaro; y Piovaccari

CD TENERIFE: Dani Hernández; Luis Pérez, Aveldaño, Carlos Ruiz, Héctor Hernández; Luis Milla, Acosta; Suso, Malbasic, Naranjo; y Nano Mesa.

ÁRBITRO: David Pérez Pallas (Comité Gallego).

CAMPO Y HORA: El Arcángel (20:30).

Etiquetas
stats