¿Cuál es la pregunta?

Oltra, durante el partido ante el Albacete | MADERO CUBERO
El Córdoba sale de la zona de 'play off' después de 27 jornadas consecutivas y bate récords negativos en El Arcángel | Oltra afronta su momento más crítico

El cordobesismo se mueve entre la indignación y la perplejidad. Seis derrotas consecutivas en El Arcángel -siete en los últimos ocho partidos- han desahuciado al equipo de la zona de play off y le han confinado a la novena plaza. La situación es reversible... si no fuera porque el aspecto que ofrece actualmente la formación blanquiverde suscita dudas sobre su porvenir. La etiqueta de candidato al ascenso se enmohece. Con 48 puntos y nueve jornadas por delante, el objetivo se difumina. Después de que el Albacete Balompié le noqueara en otro partido de locos (2-3, con remontada manchega en los últimos diez minutos y gol matador en el último segundo), el Córdoba se queda como el peor equipo de la segunda vuelta y el más goleado de la competición. ¿Son esos datos, reales como la vida misma, compatibles con su condición de aspirante a subir a Primera? La esperanza de una mutación milagrosa es el sueño recurrente de una afición que empieza a hartarse de discursos vacíos. Al final del último partido, el técnico y los futbolistas abandonaron el estadio entre lamentos y chirriantes cambios de impresiones con los periodistas. Todo el mundo se hace preguntas. Ahí quedan algunas.

¿ES OLTRA EL CULPABLE DE LA SITUACIÓN?

Durante la primera parte del campeonato, Oltra pasó por ser un genial dosificador de una plantilla corta de efectivos y con evidentes taras en algunas zonas. No hubo demasiado espectáculo, pero el Córdoba se recompuso de un mal inicio y con cerrojo y contragolpe logró hacerse un nombre y un sitio en lo más alto. Llegó a ser líder. Tras el mercado invernal, sólo se reforzó con Eddy Silvestre. “No hay nada que mejore lo que hay”, llegó a escucharse entre los muros de El Arcángel. Oltra es culpable de no haber reclamado fichajes o de haber aceptado la idea de que no era necesario apuntalar el bloque. Ante el declive en los resultados, los cambios de sistema han terminado por enloquecer a un equipo incapaz de gestionar las ventajas y dependiente absolutamente de los goles de Fidel y Florin. El mejor dúo ofensivo de la Liga le resulta insuficiente.

¿PUEDE ASCENDER EL CÓRDOBA?

Con las matemáticas en la mano hay que decir que sí. La última vez que ascendió lo hizo agarrando la última plaza -séptimo- en la última jornada con un empate en casa y con un gol en el descuento en la final del play off en Las Palmas. El Córdoba está en plena lucha por coger el mejor sitio posible entre los seis primeros. Incluso las dos primeras plazas no quedan demasiado lejos. El Leganés, después de cinco jornadas sin ganar, se erigió de nuevo en líder. Los aspirantes van a arreones y no hay equipos imbatibles. El nivel es bajo y todos son vulnerables. El caso es que el Córdoba está en una dinámica perversa. Y de lo El Arcángel es intolerable.

¿CÓMO FRENAR LA SANGRÍA EN DEFENSA?

En su mejor etapa, el Córdoba jugó con Razak en la puerta, Stankevicius y Domingo Cisma en los laterales, y Héctor Rodas y Deivid como centrales. Luso y Markovic formaron un doble pivote bastante eficiente. El equipo creció cuando no encajó goles. Cuando llegaron las bajas por lesión o sanción se complicó todo. En las últimas jornadas son titulares Abel Moreno en el lateral zurdo y Jonathan Bijimine como central. Son dos jóvenes procedentes del filial de Tercera. En la zurda ha desaparecido Cisma y para la diestra Stanke hace todo lo que puede, ya que Dalmau no cuenta absolutamente para nada. Hasta los más seguros, como Deivid y Rodas, dejan muestras de nerviosismo. Y Razak lleva una línea de lo más irregular. Las consecuencias de la falta de recambios se han dejado sentir. El Córdoba es el equipo más goleado de la Liga. En las dos últimas jornadas le metieron siete.

¿QUÉ PAPEL JUEGA LA AFICIÓN?

Según revela en analista Mr. Chip en su cuenta de Twitter, el Córdoba está a una victoria de batir el récord de derrotas consecutivas en casa en toda la historia de la Segunda División. El curso pasado ya firmó la plusmarca negativa más potente desde que se juega la Primera División: nueve partidos perdidos consecutivamente. Y una sola victoria en todo el campeonato. El verano pasado se hizo el récord de socios y el promedio de asistencia en El Arcángel no baja de los doce mil. ¿Hablamos de fidelidad? Saquen ustedes sus conclusiones.

¿QUÉ DICEN GONZÁLEZ Y VEGA DE TODO ESTO?

El presidente no suele comparecer muy a menudo en los medios. En los locales, casi nunca. Y Emilio Vega no habla en público, como los anteriores directores deportivos de la entidad. González explicó hace unas semanas en la cadena SER que el club no había realizado contrataciones en enero -pese a disponer de dinero para hacerlo, según recalcó- porque tanto Vega como Oltra le comunicaron que no era necesario. Llegó incluso a comentar que la llegada de Eddy respondía en gran parte a “cuestión de imagen” para contentar a la afición. El presidente ha sido diana de las críticas de la afición en los últimos encuentros. Vega se mantiene en un segundo plano. En El Arcángel dicen que aparcan los análisis hasta el final de la temporada... mientras los movimientos para una venta del club se calientan. Vega y Oltra, por cierto, pactaron sus renovaciones con la temporada en curso.

Etiquetas
stats