La portería, bajo el foco: la duda se cierne sobre Razak

Razak, en una sesión en la Ciudad Deportiva. | MADERO CUBERO
El ghanés entrenó a menor ritmo y se retiró antes de tiempo de la sesión de trabajo | Si bien no se le detectó lesión en las pruebas médicas, persisten sus molestias tras el golpe ante el Numancia

Todas las miradas apuntaban a la portería. O a quienes pugnan por ser el encargado de defenderla. Era quizá la mayor duda que podía existir en el regreso al trabajo del equipo de José Luis Oltra. Si bien en un principio parecía que sí, ésta recobró fuerza apenas media hora después de que el Córdoba iniciara la primera de las dos sesiones de este miércoles. ¿Impedirán sus dolencias jugar a Razak en Vitoria? El guardameta ghanés puso cuanto pudo de su parte para acabar con la incertidumbre y apareció en la Ciudad Deportiva Rafael Gómez junto al resto de la plantilla. El cancerbero tenía la intención de ejercitarse a ritmo normal, pero no fue posible. Tanto es así que al final hubo de abandonar las instalaciones del Camino de Carbonell antes de tiempo.

El portero sufrió un golpe el pasado domingo ante el Numancia. Los gestos de dolor entonces, en el tramo final de ese encuentro, eran claros. De hecho, en alguna que otra ocasión tuvo que ceder el saque de portería a Stankevicius, toda vez que las molestias no le permitían hacerlo. Tras el duelo, no existía preocupación en torno al estado físico del africano, aunque todavía restaba por realizarle las pertinentes pruebas médicas. Precisamente éstas concedieron un alivio a José Luis Oltra y al guardameta, pues ningún problema grave se le detectó. Sin embargo, la dolencia persiste en la tibia izquierda de Razak, lo cual hizo que este miércoles renaciera esa duda acerca de su participación en Mendizorroza.

Después de unos primeros ejercicios junto a Falcón y Sillero y bajo la dirección de Jorge, el ghanés tuvo que recibir la asistencia de los fisioterapeutas. El vendaje se le había aflojado y necesitaba que fuera recolocado. Su trabajo lo era a un ritmo más suave que el realizado por los compañeros en la meta. El cancerbero procuró seguir, pero a la media hora, cuando el equipo se disponía a llevar la práctica a los habituales partidillos, se retiró. Las molestias, que fueron visibles en sus gestos en más de una ocasión, persistían. De ahí que optara por abandonar el entrenamiento y acudir al estadio para ser tratado. La incertidumbre se mantiene. Quizá en la sesión de horario vespertino (a las 18:00 en la Ciudad Deportiva) arroje más luz. Habrá que esperar, por tanto, para ver si evoluciona Razak, al que esta vez le tocó estar bajo los focos.

Etiquetas
stats