Raquel Montoro, líder en un amargo inicio de España

Jugadoras españolas celebrando un punto

La selección femenina de voleibol no pudo comenzar con victoria el Campeonato de Europa, al caer en el primer encuentro del grupo B que se celebra en Plovdiv (Bulgaria) ante la República Checa por 1-3 (25-22/20-25/22-25/20-25), en una reedición del encuentro que le dio a las Leonas del Vóley el bronce en la pasada European Golden League. Las españolas comenzaron muy fuertes, con un sólido juego que las checas lograrían igualar para un emocionante final de primer set donde resultó clave la figura de Lucrecia Castellano, máxima anotadora española junto a la cordobesa Raquel Montoro, ambas con 17 puntos. La reacción de la República Checa, liderada por Michaela Mlejnkova, las llevó a igualar el choque primero y controlarlo después aprovechando los errores nacionales y la falta de ritmo de competición tras una complicada fase de preparación.

Las jugadoras de Pascual Saurín dominaron el inicio de encuentro, con un sólido juego, fuertes en saque, controlando el ritmo checo y con una resolutiva Montoro que llevaría el choque 14-8 al ecuador del parcial. Un par de buenos saques recortaron distancias en el marcador, obligando a Saurín a parar el juego para impedir que la República Checa enjugase la ventaja española, y aunque se consiguió sacar del servicio a Mlejnkova, la dinámica creciente de las centroeuropeas las llevó a igualar antes de entrar en la zona definitoria del set, aprovechando los errores nacionales. El saque checo lastraba la recepción española que no podía construir con la claridad de los primeros puntos y el bloqueo rival surgía para dejar la única renta del set 20-21. Aún así, España reaccionaría de la mano de la capitana María Segura para cerrar el set por 25-22 tras un remate de Lucrecia Castellano.

Sin embargo, mejorarían las checas en el segundo set, con constantes intercambios de dominio aunque decidido finalmente para éstas por 20-25. El conjunto dirigido por Ioannis Athanasopoulos mantuvo la intensidad de sus acciones para romper el marcador en el ecuador del tercero. España se conjuraba en el 17-23 para recortar distancias con la aportación de la cordobesa y de Varela, aún sin impedir la victoria checa por 22-25. 

Con todo, el combinado nacional buscaría llevar de nuevo el choque al desempate pero, aunque tenían claro su objetivo, no podían mantener el ritmo de juego de su rival que volvía a distanciarse en el ecuador del parcial. Pascual Saurín reclamó más concentración a sus jugadoras que apretaron el marcador a 17-19 para continuar disponiendo de opciones, que no podrían concretar ante la pegada de Mlenjkova, máxima anotadora del encuentro con 22 puntos. La selección española tendrá jornada de descanso este viernes antes de enfrentarse el sábado a las 19:00 con la anfitriona Bulgaria. 

Etiquetas
Publicado el
20 de agosto de 2021 - 05:30 h