Javi de Juan busca poner “la guinda del pastel” con el Mundial

El cordobés Javi de Juan, capitán de la selección española de rugby seven

El cordobés Javi de Juan, como capitán de la selección española masculina de rugby seven, aspira a cerrar este fin de semana en Bucarest su particular círculo de buenas nuevas, certificando el ansiado billete para la Copa del Mundo de Sudáfrica, evento en el que nunca ha participado, al igual que el resto de Leones7s. En declaraciones emitidas por la propia Federación Española de Rugby, el deportista califa admite que “jugar ese Mundial supone la guinda al pastel”, pues perdieron “la opción de ir a los Juegos de Tokio y fue un palo duro porque íbamos muy bien preparados. También perdimos antes la opción de ir a la Copa del Mundo de San Francisco”. Así, cree que “este grupo tiene mucho potencial para lograr ese objetivo y, además, sería precioso jugarlo en Sudáfrica, que es tierra de rugby. Es algo que se te queda grabado en la cabeza y que puede que no se repita porque no es fácil ir a un Mundial y a unos Juegos”. Es más, cabe recordar que España no acude a dicha cita desde 2013, en Moscú. “Son casi 10 años, así que ya va tocando”, añade el flanker, quien afronta el 7s RWC European Qualifier de este fin de semana “confiado, pero en alerta. Como he dicho, España tiene muchas opciones y potencial para ir. Sólo hay que demostrarlo, por supuesto. Es donde no debemos pecar de confianza y pensar que lo tenemos ya hecho. Al revés, hay que ir a Bucarest, hacer bien el trabajo y ganarnos una de esas cuatro plazas para estar en el Mundial”.

Más de media vida ligado al balón oval. Y siempre buscando un gran propósito. Ya fue campeón de Europa y ahora quiere dar otro paso más en un deporte que descubrió por pura casualidad. “En Córdoba no había mucho rugby, pero mi padre sí que había jugado y, un día, en un restaurante coincidimos con el que era presidente de la Federación Andaluza, que era amigo de mi padre de toda la vida. Justo ahí nos enteramos de que había un club de rugby en la ciudad y me dijo que fuese a probar, así que me animé porque siempre me había llamado la atención. Por entonces jugaba al balonmano, que es mi segunda pasión, pero el rugby me enganchó desde el primer día y me acabó dando una oportunidad increíble para crecer en lo personal y en lo deportivo, hasta convertirse en una forma de vida”, explica.

Unos primeros pasos que dio con 15 años, lo que le hizo estar “un año sin apenas jugar”, pues el Córdoba Rugby no tenía equipo de esa edad. Así, de sus inicios destaca la figura de “Carlos de la Torre, un hombre espectacular al que tengo un cariño increíble”, pues “él siempre decía que el rugby es un deporte en el que todos son importantes, y tiene razón porque da igual tu constitución física o tus habilidades, que siempre vas a encontrar un hueco”. De este modo, fue creciendo a nivel nacional y llegó incluso a ser convocado tanto por la selección de seven como por la de XV. Finalmente se quedó con los primeros, donde se ha convertido en un fijo para Pablo Feijoo.

Ahora, el cordobés quiere certificar otro hito para la historia de la selección, que ha quedado ubicada como cabeza del grupo B, donde tendrá por delante una fase de grupos a priori plácida. Este sábado a las 12:36 se mide a República Checa y a las 19:36 a Lituania, mientras que el domingo cerrará los partidos preliminares ante Bélgica a las 12:36. “A priori es un grupo factible porque no está Irlanda, no está Gales, pero no me relajo ni infravaloro a mis rivales porque Bélgica, por ejemplo, son muy grandes. De hecho, en Lisboa nos dieron problemas. Lituania engaña porque parece que no van a dar guerra, pero son buenos jugadores, son rápidos también. En Polonia compitieron muy bien y el año pasado fueron subcampeones en Moscú. Y Chequia es un rival que, si controlas el partido, no te debería dar problemas. Pero si entras en la zona de descontrol, se crecen y te pueden dar problemas del estilo que te den la vuelta al partido”, advierte De Juan.

A continuación añade que “el objetivo es ganar, por supuesto, de la mayor diferencia posible por si hay empate y hubiera que tirar del average particular para seguir adelante, y tener un cuarto partido más asequible de cara a la clasificación mundialista”. Y es que el billete se conseguiría en caso de victoria en el choque de cuartos de final. Ese es el gran desafío para un combinado nacional que estará liderado por un cordobés que, entre ceja y ceja, tiene otro deseo más a medio plazo. “Unos Juegos Olímpicos son el sueño de todo deportista, entonces París lo vale todo. Todo sacrificio, todo esfuerzo, todo lo que haya que hacer para ir, será recompensado con París. Desde que se incluyó en el programa de los Juegos Olímpicos, es a lo más alto que puedes aspirar en el mundo del rugby 7s. Pero primero, vayamos a Sudáfrica”, apostilla.

Etiquetas
stats