Piovaccari va por delante

Piovaccari, durante un entrenamiento en El Arcángel | MADERO CUBERO

La pugna por conseguir un sitio fijo en la delantera del Córdoba está siendo una de las situaciones más definitorias del estado de provisionalidad que aún vive la plantilla, formada a última hora y condicionada por la fiscalización de la Liga. Nada que ver con el curso anterior, donde había dos puestos incuestionables: el 1 y el 9, el portero y el delantero centro, Pawel Kieszek y Sergi Guardiola. Los tiempos han cambiado. En la meta ya no hay dudas: el tinerfeño Carlos Abad es el titular. En la punta aún anda Sandoval de pruebas.

El joven Andrés Martín, el veterano Federico Piovaccari y el cedido Erik Expósito son las piezas que maneja el técnico madrileño. Las ha utilizado a todas. Y el italiano ha logrado hasta ahora los mejores réditos. Jugó cinco partidos de Liga y uno de Copa del Rey. En esta última competición marcó gol ante el Nástic de Tarragona, al que los blanquiverdes eliminaron en El Arcángel. Fue un 2-0. El otro tanto lo firmó Andrés, que fue precisamente el jugador que ocupó el puesto en el once titular en La Rosaleda en el único choque que se perdió el tanque de Gallarate. Erik jugó 65 minutos ante el Alcorcón y media hora en Málaga. Su condición de sub-23 -al igual que Andrés- supedita sus oportunidades de ser alineado, ya que Sandoval debe ajustar bien las combinaciones para evitar incurrir en alineación indebida por exceso de jugadores jóvenes con ficha del filial.

Federico Piovaccari ha disputado dos partidos completos en Liga: el de la derrota en Albacete (3-0) y el más reciente ante el Tenerife en casa (1-1). Del banquillo salió contra el Numancia (3-3), el Oviedo (2-4) y el Alcorcón (0-0), todos ellos en casa. Su gol en Liga lo hizo ante el cuadro carbayón de Anquela, aunque resultó insuficiente para la remontada. En total, 251 minutos y un par de amarillas. Su capacidad de briega queda fuera de toda duda. También parece evidente que, por edad y condiciones físicas, no es un futbolista al que convenga desgastar en trabajo de presión alta. Pero el Córdoba no está para exquisiteces. A día de hoy, las virtudes como finalizador del punta italiano son uno de los asideros de un equipo que ha marcado media docena de goles en otros tantos partidos. A uno por cita, un promedio insuficiente sobre todo si se atiende a unos números que contrarrestan esa marca y sepultan toda rentabilidad: ha encajado 14.

En Liga, los seis goles están repartidos. A uno por cabeza, figuran en el listado de realizadores Jovanovic, Javi Lara, Aythami Artiles, Alfaro, Piovaccari y Aguado. Entre el gol del italiano ante el Oviedo -en la jornada 2- y el del jienense ante el Tenerife -jornada 6- pasaron 377 minutos sin que el Córdoba fuera capaz de batir la meta contraria. Ahí hay una tarea que cumplir. Y Piovaccari parece ir un paso por delante. El sábado hay examen en Los Cármenes.

Etiquetas
stats