Paso de gigante del CBM

.

Pocos, o muy pocos, hubieran apostado por una victoria del CBM en Pontevedra ante el Teucro, cuando al descanso el marcador señalaba ventaja gallega por cinco tantos (15-10). Pero treinta minutos después, el cuadro granate celebraba dos puntos de auténtico oro tras imponerse 29-30 después de una segunda mitad prodigiosa, con trabajo, brillantez y, por supuesto, mucho sufrimiento. Además, el triunfo es completamente balsámico, ya que permite a los de Escribano salir de la zona de descenso y meter en la lucha a más equipos, teniendo en cuenta además que los cajistas cuentan con un partido menos disputado.

Eso sí, no pudo empezar el encuentro de peor manera, porque en el minuto cinco y tras una dura acción defensiva, Antonio Fernández vio la tarjeta roja descalificante y el cuadro granate perdía a uno de sus efectivos para todo el partido. Con inercia positiva y el inspirado brazo de Poveda, los locales comenzaron a poner tierra de por medio, cogiendo tres goles de ventaja rápidamente. Además, el arquero local amargaba la vida una y otra vez a los visitantes, haciéndose muy grande y manteniendo a raya al rival. Con este panorama de más nubes que claros para la escuadra cajista, se llegó al descanso con un 15-10 favorable al Teucro.

Sin embargo, el inicio de la reanudación iba a ser muy positivo para el Cajasur. Los granates parecían otros, revitalizados y con un ataque muy resolutivo, ya que en sólo nueve minutos el partido estaba empatado (17-17), y poco después Nano culminaba en gol un contraataque para dar dos de ventaja a los suyos, un 18-20 impensable poco antes.

No se lo creía nadie de la parroquia local, pero a seis minutos para la conclusión, el Cajasur gozaba de su mayor renta (22-27) y el partido parecía virtualmente decidido, más si cabe viendo la dinámica de uno y otro equipo. Pero el Teucro se la jugó con una defensa individual en toda la cancha, que el CBM supo atacar bien al principio pero que terminó atragantándose. Nano vio la roja descalificante y el ex granate Dzokic puso el 29-30 desde los siete metros. Ya no hubo tiempo para más y el cuadro de Escribano celebró sobre la pista la consecución de dos puntos importantísimos. 

El ARS Palma del Río da la cara pero pierde

La otra cara de la moneda la firmó el ARS Palma del Río, que sigue abocado al desastre tras ceder como local frente al Anacor Atlético Novás por un ajustado 29-31. Nada sale a favor de los de Víctor Montesinos, que desplegaron sobre la pista del Pandero un rendimiento muy similar al de sus paisanos capitalinos. De hecho, el conjunto gallego, un serio aspirante a estar en los puestos altos de la División de Honor Plata, fue el claro dominador durante todo el primer tiempo, liderado de forma extraordinaria por Paulo Dacosta (8 puntos). El conjunto palmeño fue siempre a rebufo, aunque consiguiendo no perderle la cara al encuentro. Es más, el Novás logró tener hasta cinco tantos de ventaja mediado el primer tiempo, aunque los locales dieron un paso adelante en el tramo final y el resultado al descanso fue de 15-17. Por tanto, todo estaba aún por decidir. 

Y vaya si hubo emoción, ya que tras el tiempo de asueto llegaron los mejores minutos de los cordobeses. El Palma del Río se puso el mono de trabajo y echó el cerrojo atrás, al mismo tiempo que serenaba sus nervios y su concentración en materia ofensiva. Eso, auspiciado por el buen hacer en ataque de Diego Reyes y Julio Morgado -ambos con 7-, hizo que el equilibrio fuese poco a poco decantándose para el bando local, hasta el punto de que el electrónico reflejaba un 25-24 a falta de diez minutos. Los de Montesinos lograron incluso ampliar esa renta hasta los dos goles, aunque, finalmente, unos últimos compases de inspiración visitante acabaron ahogando la esperanza (29-31).

Etiquetas
stats