El partido del punto y final... ¿también para Esnáider?

El banquillo del Córdoba en el partido ante el Mirandés. FOTO: MADERO CUBERO
Un intrascendente encuentro ante el Numancia en Soria cierra el triste curso del Córdoba, que planea un relevo en el banquillo mirando a Pablo Villa

Hacer todo lo posible para evitar una derrota que dejaría una mancha estadística vergonzante: el peor final de temporada en las últimas décadas. Ése es el objetivo del Córdoba en Soria, donde se enfrentará al Numancia (domingo, 19:00 horas, Los Pajaritos) en un pleito que ha despertado una expectación nula, tanto allí como aquí. El personal blanquiverde anda enganchado a otra historia, mucho más adictiva y atractiva: la pelea del filial de Tercera por subir a Segunda B. La expedición blanquiverde viaja en el mismo día, para disputar su compromiso por la tarde. Una buena paliza de autobús. Órdenes de los jefes. “Nosotros vamos a poner la mejor voluntad, como hemos hecho en todos los partidos. El ánimo de que todo salga bien lo tenemos, pero no es cómodo porque son muchas horas de viaje en autobús. No es lo ideal, pero recordaremos viejos tiempos. Hacía mucho tiempo que no viajaba tanto para jugar un partido, desde que tenía 16 ó 17 años. Lo recordaremos y me harán sentir joven. Tomémoslo con humor, no nos queda otra”, dijo de propósito del desplazamiento Juan Esnáider, que apareció por última vez en la sala de prensa de El Arcángel.

¿Volverá a ejercer en el banquillo? Ésa es la pregunta que circula en el cordobesismo pese a que el argentino fue contratado por dos temporadas y ratificado hace apenas unas semanas cuando ya había tormenta en forma de malos resultados, un malestar generalizado y contactos con otros técnicos como Oltra o Anquela... El propio Esnáider declaró esta semana a los periodistas que está “ilusionado” en lo que está por venir y que se siente más preparado para llevar adelante un proyecto de extrema ambición deportiva. ¿Y es suficiente todo eso? Pues parece que no. Se avecinan unas semanas curiosas. La plantilla estará de vacaciones justo después del pitido final del árbitro en Soria. Desde ese momento se pueden desencadenar acontecimientos imprevisibles.

Que Pablo Villa releve a Esnáider no es una opción descabellada si se obvian ciertas circunstancias con rotundo peso: un contrato en vigor del argentino hasta junio de 2014 y una declaración presidencial pública de apoyo. Sin embargo, esa opción de cambio en el banquillo, reclamada a voz en grito desde la grada de El Arcángel y en la mayor parte de los foros cordobesistas, la da como un hecho consumado el periódico El Día de Córdoba, que desvela que el presidente González ya tiene tomada una decisión que no se hará oficial hasta que el primer equipo cierre la temporada -este domingo-, aunque podría retrasarse hasta que el filial concluya su play off. En ese escenario, el conflicto estaría servido -o no, depende de los términos que se pacten y la voluntad de las partes- para que Esnáider se retirara de la escena y ocupara su lugar el madrileño. Su reputación como ex jugador del club, su excelente campaña con el B y el conocimiento de muchos de los jugadores que promocionarán al primer equipo, además del cariño y respeto que le profesan los cordobesistas, son bazas a favor de Villa.

Mientras van cayendo cataratas de nombres como futuribles para el “equipo top” -los más insistentes últimamente, los metas Santamaría (Ponferradina) y Goitia (Mirandés)-, el club sigue poniendo piezas. La primera fue el lateral de 21 años Samuel de los Reyes, ex sevillista y desde enero en el Sabadell, que fue oficializada por el propio Esnáider. La segunda ha caído en las últimas horas y se trata de un conocido: López Silva. Después de más de cinco meses de tira y afloja, el onubense ha llegado a un acuerdo para permanecer en el Córdoba dos cursos más. La web oficial del club certificó un acuerdo que ya había avanzado Diario Córdoba y que supone la continuidad de un futbolista de indiscutible talento, clave en la campaña 11-12 con Paco Jémez y actor de reparto en la que está a punto de concluir, lo que ha hecho que descienda su crédito entre la afición y también, obviamente, su caché.

El Numancia-Córdoba será el último partido de la temporada 12-13 y también el cierre de un ciclo en el club blanquiverde. A Esnáider le sonará el teléfono para bien o para mal. La semana que viene será decisiva.

Etiquetas
stats