El panorama del Córdoba CF SAD (II): en saco roto 9,2 millones de ingreso en traspasos

Andrés Martín, con el Rayo Vallecano en El Arcángel | MADERO CUBERO

Es uno de los asuntos que estuvieran pendientes desde hace tiempo. Y tanto pues su formulación se produce más de un año después de lo debido. Se trata de las cuentas del Córdoba CF SAD correspondientes a la temporada 2018-19. Acerca del atraso en el tiempo, éste no es responsabilidad precisamente de quienes finalmente las revisan y cierran. Porque la administración judicial de la sociedad, representada en Francisco Estepa y Javier Bernabéu, hace la tarea que se hubiera tenido que efectuar durante la presidencia de Jesús León. Las circunstancias sin embargo, por todos conocidos, son las que son. Más allá de lo dicho, de una vez por todas, tras una ardua labor, ya son públicas las cifras del mencionado ejercicio. Como se indicara el pasado lunes, este balance muestra un déficit de 1,8 millones de euros que, como es lógico, no permite a la entidad salir de su situación de causa de disolución.

Después de una exposición de los datos básicos hace un par de días, CORDÓPOLIS se detiene en determinados detalles de las cuentas del único curso completo de Jesús León al frente del club. En efecto, el resultado es negativo en cantidad, para ser más exactos, de 1.814.000,15 euros. De entrada, y por contextualizar, esto viene a suponer una cifra de casi tres millones menos que lo previsto inicialmente. No en vano, dentro del presupuesto de la 2018-19, presentado allá en diciembre de 2018, se barajaba un superávit de algo más de uno. Quiere decir esto que la realidad está muy alejada, más de lo esperado incluso, de la teoría. Y eso que el Córdoba CF SAD acometió más de una acción para solventar su problemática financiera.

Con la mirada todavía atrás, la entidad cerró el ejercicio 2017-18 con un déficit de 4,2 millones -que tras reformulación es ligeramente menor, de 4.090.000,60-. Este hecho condujo a la mencionada causa de disolución. Para salir de ella, el Córdoba CF SAD planteó tanto la cesión del estadio como la venta de jugadores para generar ingresos que concedieran el necesario y obligado equilibrio patrimonial. Así lo recogió además en su informe el Grupo de Auditores Públicos (GAP) -que esta vez decidió no ofrecer opinión sobre las cuentas, tal y como informó este periódico el martes-. En relación al segundo punto, que es el realmente esencial en este caso, se señaló que "se espera obtener beneficios por el traspaso de jugadores en el corto plazo".

Un mes después de hacerse pública aquella información, el club inició un proceso de salida de futbolistas que rebajó el potencial del equipo pero vino a generar ingresos extras. Salieron Sergi Guardiola y Álvaro Aguado -este último para el siguiente curso- al Valladolid, Javi Galán al Huesca o Jovanovic al Al-Fateh saudita. Con la campaña ya terminada, Andrés Martín abandonó el club para enrolarse, previo pago, en el Rayo Vallecano. Con todas estas ventas, el consejo de administración mantuvo, nunca en la voz de Jesús León, que se había logrado un superávit de algo más de 130.000 euros. Dicha cifra quedaba por debajo de la prevista de un millón pero al menos no reflejaba un resultado negativo en el balance como finalmente se ha dado.

Y eso que el Córdoba CF SAD completó todos los traspasos por un montante total de 9,2 millones de euros -de 9.230.000,44 para ser más exactos-. Pero esta importante cuantía no fue suficiente para mejorar la realidad económica de la entidad. De hecho, a pesar de ello se fue a peor. Todo esto según reflejan las cuentas anuales elaboradas por Francisco Estepa y Javier Bernabéu. Cabe tener en cuenta, eso sí, que no entró el dinero en término absoluto: hubo 2.455.000 de "pérdidas procedentes del traspaso de jugadores". Probablemente esa salida se deba a circunstancias de las operaciones, como bien pudiera ser el pago de alguna comisión. Sin ir más lejos, entonces se supo que la sociedad debía abonar una determinada cuantía al Getafe por la ruptura de la cesión de Sergi Guardiola. Aun así, resulta sorprendente que tamaños beneficios cayeran en saco roto en cuanto al objetivo marcado. Más si cabe cuando se dio una serie de ingresos igualmente significativos, principalmente el referido a derechos de televisión, que ascendió a 6.559.000 euros.

Si se realiza la suma tan sólo de la partida de traspasos, en resultante de más de 6,7 millones de euros, y la última citada ya se alcanza una cantidad positiva superior a los 13 millones. Ahí es nada. Por otro lado, el Córdoba CF SAD ingresó 1.642.000,41 euros por abonados, 1.116.000,91 por publicidad o 474.000,17 por competiciones. De esta forma, la cifra de entrada es mucho mayor aún. Resulta incomprensible así que no sólo no hubiera superávit, por mínimo que fuera, sino un destacado déficit. El guarismo en rojo del balance es consecuencia, como es normal, realmente elevados. Sorprende en este sentido el apunte en la partida de servicios exteriores pues apenas es de 760.000 euros menos que la de plantilla deportiva inscribible en LaLiga.

En cuanto a los gastos, es precisamente el mencionado el que más sobresale. Éste se encuentra incluido en la partida de "otros gastos de explotación", que son en total de 5.974.000,10 euros. Para que se entienda, la plantilla deportiva en su totalidad tuvo un coste de 6.476.000,69. Dicho de otro modo, la diferencia fue mínima con la cantidad en salida que había de ser la más relevante -y lo es, aunque de manera relativa visto lo visto-. Dentro del aspecto citado se halla el punto "otros gastos de gestión corriente", los cuales se elevaron hasta 1.066.000,77. Así, desde luego, era complicado concluir con superávit. Porque además hay que añadir otros gastos como los de "pérdidas procedentes del inmovilizado y gastos excepcionales", que fueron de 4.169.000,10, personal no deportivo, de 1.953.000,13, o "gastos financieros", de 1.024.000,56.

Etiquetas
stats