Oltra, satisfecho, no quiere saber de euforias

José Luis Oltra, en la banda de El Arcángel. | ÁLVARO CARMONA
El técnico señala que “el rendimiento del equipo ha sido notable” ante el Granada | El valenciano muestra prudencia, pues al jugar con un Primera “todo se magnifica y parece mejor de lo que es”

El resultado no importa en pretemporada. Al menos no tanto como las sensaciones o la imagen que ofrece un equipo. La idea se repite un verano tras otro. No hay técnico que no acuda a dicha explicación. Pero lo cierto es que un triunfo puede ser motivo de euforia tanto como una derrota abre la puerta a las dudas. De esto último escapa, ya comenzó a hacerlo el pasado miércoles en Arroyo de la Miel -tras vencer al Marbella-, el Córdoba que este sábado pareció dar un claro paso adelante en su preparación de cara a la próxima temporada. Los blanquiverdes se impusieron a todo un Primera, un Granada al que además superó en lo que al juego se refiere en buena parte del duelo. Las derrotas sufridas ante Linares y Sevilla Atlético quedan atrás. La perspectiva de la realidad ahora es diferente, más dada a pensar únicamente en positivo. Razones no faltan para que crezca la ilusión del aficionado, como tampoco para que el entrenador valore el progreso de sus jugadores. Ante el Granada “todos, sin excepción, han mejorado el rendimiento, que fue notable”. “Hemos tenido buenas sensaciones. Por fases hemos hecho buen juego, hemos tenido equilibrio y me voy muy satisfecho”, indicó José Luis Oltra tras el choque.

De hecho, fue más allá y aseguró que su equipo ofreció, antes del descanso, todo cuanto desea. “Del minuto 5 al 30 de la primera parte es lo que quiero. Me ha gustado todo: el trabajo defensivo, la presión, el robo, la distancia, la salida, el juego, la llegada, los goles”, explicó el preparador valenciano, que admitió que en el segundo acto bajó el nivel del fútbol del Córdoba. Esto fue básicamente, según el técnico, porque estaba “más cansado” y por tanto “faltó un poco de continuidad, de frescura, de chispa”. Con todo, destacó que “haciendo las cosas bien defensivamente, incluso hubo alguna oportunidad para más”. En definitiva, se marchó a casa “muy contento” con la imagen del conjunto blanquiverde. A pesar de todo, no quiso dejar el más mínimo espacio a la euforia. Ganar a un rival de superior categoría, aunque lo fuera de igual hace apenas unos meses, siempre eleva el ánimo. “Cuando juegas contra un equipo teóricamente de más nivel que tú, la motivación y el nivel de activación cambia que cuando lo haces con un equipo de inferior categoría. Todo va en función de las expectativas”, señaló al respecto para concluir que “el Granada era el rival de más entidad hasta la fecha y por eso todo se magnifica y parece mejor de lo que es”.

Sin embargo, Oltra advierte de que nada es negro ni blanco. Aquello de los resultados en pretemporada. Quizá también lo de la imagen. “Ni antes nos rasgábamos las vestiduras ni ahora lanzamos las campanas al vuelo. Simplemente sirve para saber que tenemos ese potencial, esa capacidad, que tenemos buenos futbolistas y que están aplicados, que el equipo puede dar un gran rendimiento”, apuntó. Sí es cierto que el Córdoba afrontaba el duelo con el Granada como “un partido diferente, importante”. “Era un poco la presentación y teníamos ganas de estar con nuestra gente”, declaró en ese sentido antes de alabar a la afición blanquiverde, que estuvo “espectacular en número, en cariño, en apoyo” y que “van a dar mucho” al equipo. La victoria permite que todo tenga mejor color, ya lo dijo el propio técnico.

Por otro lado, el preparador valenciano no evitó la cuestión que probablemente la inmensa mayoría tendría en mente este sábado. ¿Será el once blanquiverde que se midió al Granada el tipo que ya tiene Oltra para el inicio de la competición? “Es pretemporada y siempre probamos cosas. El once de hoy, al 100 por 100, no es el que va a empezar la Liga”, afirmó para de algún modo recordar que todavía faltan fichajes por llegar. En el lateral derecho tendrá que producirse al menos un refuerzo, aunque de no ser así, ya tiene el técnico un plan B: se llama Luso. “Casi nunca hago nada aleatorio. En esa demarcación va a venir alguien, estamos trabajando para que venga alguien, pero si no viene tengo que buscar situaciones que sean buenas para el conjunto del equipo”, indicó en ese sentido.

Etiquetas
stats