Con los números de un campeón lejos de El Arcángel

Pedro festeja un gol en el El Molinón, con Xisco detrás. FOTO: LFP
Las cifras del Córdoba cambian de signo en la segunda vuelta: en declive como local y sólo superado por el líder Deportivo como visitante

Si el Córdoba logra la victoria este sábado ante el Mirandés, habrá dado un golpe de efecto de consecuencias incalculables. En la clasificación no habrá nada definitivo, pero la inyección anímica podría ser brutal en la plantilla blanquiverde y en su sufrida afición, además de lanzar un mensaje intimidatorio al resto de los aspirantes a disputar el play off de ascenso. Después de encadenar tres victorias consecutivas, quizá en el momento menos esperado por la situación que atravesaba con anterioridad, el Córdoba vuelve a tener más cerca las plazas de play off que la zona de descenso. Su actual momento en lo que se refiere a resultados abre una nueva vía a una ilusión que parecía extinta antes de visitar El Molinón. Lo cierto es que el conjunto blanquiverde todavía podría estar a tiempo de aspirar a la lucha por el ascenso, algo para lo que, sin embargo, debe volver a convertir en un fortín El Arcángel. Porque los guarismos en su estadio cambiaron de forma radical en la segUnda vuelta respecto de la primera. Este sábado tendrá una buena oportunidad de empezar a recuperar su sello de equipo casi imbatible en casa que tanto éxito le reportó antes de llegar a la mitad del campeonato. Después habrá otros tres partidos para confirmar ese regreso a los orígenes.

Las estadísticas hablan por sí solas y lo hacen de una segunda vuelta como local del cuadro califal realmente negativa. No en vano, sumó seis puntos en siete encuentros, o lo que es lo mismo: ganó un partido y perdió tres, tantos como empató. Esas cifras le llevan a ser el peor equipo en casa de la categoría en lo que va de segunda parte del curso. Una posición de colista en esa clasificación que supone un gran contraste con lo hecho en la primera mitad de la temporada, en la que el conjunto blanquiverde, hasta ese momento entrenado por Pablo Villa, era líder. De los 23 puntos de 30 posibles pasó a los 6 de 21. Una dinámica que comenzó con el técnico alcorconero aún en el banquillo y que continuó hasta hace algo más de una semana ya con Ferrer al frente del vestuario.

El triunfo sobre el Alcorcón en Domingo de Ramos (3-1) supuso el final de una racha de seis partidos seguidos como local sin ganar. Para hallar la anterior victoria hay que ir hasta el 4 de enero, día en que doblegó al Recreativo por 2-0. Aquel choque fue, curiosamente, el último de la primera vuelta en El Arcángel. En cambio, si los números fueron a peor para el Córdoba como local, el giro como visitante se produjo a niveles similares. Los califales llegaron a la fecha 21 del campeonato como el segundo peor conjunto lejos de su estadio, con apenas siete puntos sumados. Aunque contabna con un encuentro disputado más que el farolillo rojo en esa tabla, un Real Madrid Castilla que también fue a más cuando jugó fuera de Valdebebas.

La situación en ese sentido cambió de manera notable para el cuadro cordobesista, que en este momento es el segundo mejor visitante de plata en lo que marcha de segunda vuelta. Con sus 13 puntos sobre 21 (cuatro victorias, un empate, dos derrotas), sólo es superado por el Deportivo de la Coruña (15)  que no empató ningún duelo y venció uno más que los blanquiverdes. El Córdoba, en la segunda vuelta, hace nùmeros de campeón lejos de su casa. Una de las derrotas lejos de El Arcángel llegó con el barcelonés en el banquillo, precisamente en tierras catalanas. Cayó en Sabadell (3-2) después de lograr una valiosa victoria en Girona (0-1). El otro tropiezo, el más claro de toda la campaña, se produjo en Soria (3-0), con Luis Miguel Carrión al frente del equipo. Sea como fuere, las alegrías de Gijón (1-2) y Alicante (0-1) dieron lugar a unas cifras que no sólo mejoran de forma excepcional respecto de la primera mitad del curso, sino que además ofrecen una segunda oportunidad para pensar en el play off.

Etiquetas
stats