La nueva vida de Sergi Guardiola

Sergi Guardiola, en un lance del duelo con el Lugo | ÁLEX GALLEGOS

Quizá pocos pudieran pensar al inicio en un rendimiento tan alto como el que ofrece hasta ahora. Llegó de hecho como apoyo para el hombre llamado a ser protagonista en ataque. El tiempo y, principalmente, los goles hicieron que enseguida Jona y Sergi Guardiola vieran intercambiados sus roles. El hispano hondureño apenas vio puerta a pesar de ser uno de los fichajes estelares para el presente curso, mientras el balear se ganó a pulso su actual cartel de referente máximo. El primero salió cedido en enero al Cádiz y el segundo es el futbolista más destacado del Córdoba. Un hecho éste que le ha permitido ampliar su contrato hasta 2022, una circunstancia que tiene lugar justo cuando regresa a Cataluña. Allí, un día vio cerradas las puertas del Barcelona B por una polémica en redes sociales. Eso es pasado, pues el de Manacor está en la que es su nueva vida.

En el duelo del domingo (18:00) en Tarragona buena parte de las miradas se dirigirán al delantero. No es para menos, sus números hablan por sí solos. Por ahora acumula un total de 18 goles en competición oficial con la elástica blanquiverde, 16 de ellos en Liga y otros dos en Copa. Este registro le lleva estar muy cerca ya de superar a los que son los dos mejores futbolistas del Córdoba en el apartado ofensivo de los últimos tiempos. Estos son Borja García y Florin. El madrileño anotó en la temporada 2011-12 la nada desdeñable cifra de 19 tantos (17 en Liga y dos en Copa), mientras que el rumano sobrepasó la barrera de los 20, con 21 para ser exactos, en la 2015-16. Si el balear mantiene su dinámica, lo normal es que logre pulverizar esas cantidades en lo que resta de campeonato.

Precisamente sus guarismos como goleador, que le permiten ser el segundo máximo artillero de Segunda A -sólo por detrás de un letal Mata, del Valladolid, con 24 dianas-, hacen que aparezca como un jugador apetecible para muchos clubes. De ahí que el Córdoba decidiera esta semana ampliar su ya largo contrato. El futbolista terminaba su vinculación con la entidad califal en 2019 y ahora prolonga la relación hasta 2022. Y con una subida considerable de su cláusula, que pasa a ser de 15 millones. Ésta es una apuesta decidida del conjunto blanquiverde por atar a su hombre “bandera” o franquicia, con la firme creencia por otro lado de conseguir la permanencia y disfrutar la temporada que viene de sus goles. “El Córdoba apuesta por mí y yo lo hago por el club”, aseguró el delantero el pasado martes, cuando se dio a conocer su renovación adelantada.

Sin duda, Sergi Guardiola atraviesa la que es su mejor etapa como futbolista. Así es por mérito propio. Unas mieles que el domingo saborea al tiempo que desea sacarse la mayor espinita de su trayectoria. El delantero, que además es, con los datos en la mano, una de las estrellas de Segunda A, vuelve a Cataluña. Una tierra ésta que dejó un ingrato recuerdo para el atacante. En el mercado de invierno de 2015 -campaña 2015-16- buscó su salida de un Alcorcón en el que no vivió tampoco un buen período y halló destino en el Barcelona B. Sin embargo, al club azulgrana le notificaron unos antiguos mensajes del balear contra dicha comunidad autónoma en Twitter. Aquello tuvo como consecuencia su rápida rescisión. Tan veloz fue todo que el contrato con los azulgranas apenas duró ocho horas. Buena oportunidad de resarcirse tiene el de Manacor, aunque sea ante otro equipo, de ese mal trago.

Etiquetas
stats