La nueva vida del Adesal

Jugadoras del Adesal en el pabellón de La Fuensanta | ÁLEX GALLEGOS

Un nuevo curso comienza para el Balonmano Adesal en la presente temporada, en la que volverá a competir en División de Honor Plata. Un punto de partida ilusionante para una entidad que lleva demostrando desde hace tiempo un excelente trabajo dentro y fuera de las pistas, pero que esta campaña arranca de forma un tanto atípica después de uno de los veranos más complicados para la entidad en los últimos años. Tras dos cursos consecutivos quedándose a las puertas del ascenso a la máxima categoría nacional, los grandes equipos no han dejado pasar la oportunidad de ofrecer un desafío más ambicioso a las principales integrantes del equipo cordobés. Así, la plantilla de Paco Bustos vio partir hacia la División de Honor a varias de sus mejores jugadoras, las cuales veían recompensado su gran rendimiento en temporadas anteriores.

Por tanto, rearmarse era el propósito primordial para el Adesal. No obstante, crear de nuevo un armazón que compitiera al mismo nivel que el pasado curso resultaba una tarea altamente complicada, no solo por la incuestionable calidad de la plantilla cordobesa, sino también por los problemas económicos que llevan tiempo salpicando a la entidad. Y pese a que lo lograron en cursos previos, sin duda este año esa misión parece mucho más lejana. El objetivo, a priori, resulta mucho menos ambicioso, aunque los valores del propio equipo ya han tirado por tierra los planteamientos iniciales en no pocas ocasiones, superando siempre sus propias expectativas.

Dos caras nuevas pisarán el feudo fuensantino, mientras que otras que se encontraban en el equipo casi de forma testimonial deberán ahora dar un paso adelante. Entre las nuevas incorporaciones se encuentran la joven chilena Valentina Constanza Sepúlveda, una de las grandes promesas de su país y que recientemente estuvo disputando el Mundial Juvenil en Polonia, y Marta Pombal, procedente del Cleba León y que pese a su juventud cuenta con una notable experiencia en la élite. A ellas se suman las juveniles Cristina, Irene, Noelia y Lucía Vacas, aunque ya como integrantes de pleno derecho del primer equipo, mientras que Alba González, Amanda Valero, Alicia Torres, Vanesa Benítez, Ángela Ruiz y Aroa han renovado sus compromisos. Además, Tina y Alba alternarán su participación con el senior y con el juvenil.

Así queda configurada una plantilla que este mismo domingo tendrá su primer test oficial. El Adesal recibirá en casa al Club Balonmano Getasur (13:00) en su estreno en el Grupo D de la categoría de plata, en un duelo sobre el que Paco Bustos destaca que “tenemos muchas ganas de empezar. Va a ser un partido difícil pero iremos a por todas. Ellas son un equipo muy compacto, con experiencia y han mantenido el bloque, lo que las hace muy peligrosas”. El resto de integrantes de la competición lo completan Academia Óptima Rincón Dental Málaga Norte, BM Pozuelo, BM Leganés, Salud Tenerife, Santa Gadea Sport BM Sanse, Universidad de Granada, UCAM Balonmano Murcia, Ikersa Urci Almería, Fuengirola Un Sol de Ciudad, BM Roquetas, BM Bolaños y Base Villaverde Madrid.

La primera salida del equipo tendrá lugar en la segunda jornada, cuando visite al cuadro nazarí, precisamente al que superó hace unos días en los cuartos de final de la Copa Andalucía. Será entonces cuando se empiece a poder calibrar cual es el nivel real de la plantilla, aunque los objetivos parecen claros. Según el propio preparador cordobés, “empezamos un nuevo ciclo y este primer año nuestro objetivo es la salvación e ir construyendo un bloque sólido, para en un par de años volver a aspirar a todo”.

Etiquetas
stats