Una nueva dosis de épica del Grucal Adesal

Lance del duelo entre Adesal y Universidad de Granada. | TONI BLANCO
El conjunto fuensantino remonta, a pesar de su plaga de lesiones, al Universidad de Granada (30-29) un partido que se le complicó sobremanera y cierra la primera vuelta a un punto del play off

Demostrar científicamente un milagro es complicado pero al ver los partidos del Grucal Adesal eso empieza a ser diferente. El conjunto fuensantino vive en una constante que se compone de fe, compromiso, calidad y lo que haga falta para sacar adelante los puntos que hay en juego. De no ser así, difícilmente habría explicación. Porque ante el Universidad de Granada, que no demostró debilidad como para ser colista, el equipo de Paco Bustos volvió a ser, crecer, reproducirse, multiplicarse y, sobretodo, ganar un encuentro (30-29) que a menos de 14 minutos para el final perdía de cuatro goles. Pero ésa es su constante esta temporada, resistir para avanzar como en otras citas, como pudieron ser la de Leganés o Los Olivos.

Precisamente ese último partido en tierras malagueñas dejó unos daños de los que el cuadro cordobés pudo reponerse parcialmente. Espe López tuvo que vivir el choque con el Universidad de Granada desde la banda debido a las molestias de su hombro, mientras que Ana Paula, Andreea Marin, Vanessa Benítez o Alba Sánchez, hasta este sábado con una férula en las manos, hicieron un nuevo esfuerzo que al final tuvo una merecida recompensa. Porque con todos sus obstáculos, el Grucal acaba la primera vuelta a sólo un punto del segundo puesto, que da derecho a disputar la fase de ascenso. El comienzo del duelo con las nazaríes ofreció un intercambio de golpes entre uno y otro conjunto. En el caso de las fuensantinas, Bustos optó por jugar con dos pivotes (Marin y Benítez), mientras que en defensa colocó en la zona central a la brasileña Ana Paula. El objetivo no era otro que preservar a Alba Sánchez para las situaciones de ataque.

La medida parecía dar efecto hasta el octavo minuto de partido. Entonces, muchos de los ataques cordobeses murieron en los seis metros. Se perdió la conectividad con las pivotes y las jugadas no finalizaban. Todo lo contrario que le sucedía al Universidad de Granada, que en un abrir y cerrar de ojos estableció un parcial de 0-6 en el marcador. Hasta Bustos se vio obligado a consumir uno de los tiempos muertos. Al menos, logró encontrar una solución en Ana Paula, quien sacó a relucir su potencial con el disparo exterior. Aun así, la remontada se hacía de rogar, puesto que el Grucal Adesal no era capaz de echarse encima de su rival. De esta forma, las visitantes vivieron en una cómoda distancia de cuatro goles hasta el final de la primera parte. Las fuensantinas se asomaron al partido con paradas de Meriem o definiciones de Arantxa Hernández. Incluso pudieron tomar rumbo a vestuarios con empate. No fue así, pero visto el transcurso del acto inicial era todo un Potosí caer de uno (12-13).

Esa inercia llevó al Grucal Adesal a igualar la contienda a 13 e incluso a tener un balón para ponerse por delante en el primer minuto del segundo episodio. ¿Habría sido un partido distinto? Eso ya no se sabrá. Porque lo que se registró fue una falta en ataque y una exclusión de Arantxa Hernández. Por tanto, tocó ir nuevamente a remolque, lo que teóricamente devolvía la confianza al Universidad de Granada, bien dirigido por Sánchez. No en vano, el conjunto fuensantino se enrocó una vez más, como si fuera la repetición de la primera parte. En esta ocasión, el problema estaba en la selección de tiro, lo que llevó a un cierto grado de ofuscamiento que permitió a las nazaríes a ponerse con cuatro goles por delante (18-22). Podía ser el final para cualquier equipo, pero no para el de Paco Bustos. La escuadra cordobesa se olvidó de vendas, apósitos, tiritas y dolor y se fue a por los puntos. Comenzó a funcionar con una defensa feroz y con situaciones de ataque prósperas teniendo como canalizadoras a Alba Sánchez y Andreea Marin, pero también los vitales goles de Ángela Ruiz, más escorada al extremo.

El Universidad de Granada se quedó atrapado en el marcador en el 22 y el Grucal inició una remontada culminada por un tanto de Marin. El 23-22 anotado por la pivote rumana parecía dar alas a las fuensantinas, pero eso propició que el cuadro nazarí devolviera el golpe. Un parcial de 0-3 puso una nueva tachuela para el Adesal a poco más de nueve minutos para el final. Tocaba una vez más colocarse el disfraz de heroínas y se forjó una nueva reacción. Un siete metros transformado por Arantxa Hernández y otro tanto ganador de Marin puso el 26-25 en el electrónico. Y ahí cambió el partido. Las cordobesas establecían una zanja de dos dianas con defensas, Meriem y todo un pabellón volcado, un pabellón creyente en un equipo que empezaba a ver ganado un partido que vio perdido en muchas fases. Pero faltaba la puntilla, que llegó a pocos segundos del final, con un gol de Ángela Ruiz repitiendo el capítulo vivido siete días antes en Málaga -ante Los Olivos-. Porque ésta fue otra batalla que las de Bustos pueden contar.

FICHA TÉCNICA

GRUCAL ADESAL, 30: Meriem Ezbida, Vanessa Benítez, Andreea Marin (8), Arantxa Hernández (8), Ana Paula (6), Isa Moreno  y Ángela Ruiz (5) -siete inicial-, Alba Sánchez (3), Elena Barrionuevo, Olga Solana (p) y Raquel Guirao (p).

UNIVERSIDAD DE GRANADA, 29: Valero, Ballesteros (2), Franco (1), Reyes (3)  Rodríguez (1), Sánchez (10) y Vera (3) -siete inicial-, Ferrando, Villegas (2), Almodóvar (1), López (3), Marina (3), Laura (p) y Martínez.

ÁRBITROS: Mérida y Aguilar. Excluyeron a las locales Arantxa Hernández, Alba Sánchez e Isa Moreno, así como a las visitantes Ferrando y López.

PARCIALES: 2-1, 3-5, 3-8, 7-10, 8-12, 12-13  (descanso), 15-16, 17-18, 18-22, 23-23, 27-27 y 30-29.

INCIDENCIAS: 150 espectadores en la Sala de La Fuensanta. Partido correspondiente a la undécima jornada de Liga en la División de Honor Plata femenina.

Etiquetas
stats