No va más, ¿o sí?: el domingo, teórico ‘día D’ en torno al Córdoba CF SAD

González Calvo, Estepa y González, en imágenes de archivo | MADERO CUBERO

Hagan apuesta. Es la expresión popularmente conocida en torno a un casino. A veces, y no pocas, la realidad en torno al Córdoba -sin aditivos- resulta similar a una mesa de ruleta. Pero la situación es mucho más compleja. Nada tiene que ver, de hecho, con el simple hecho de colocar unas fichas en un número y esperar a que la bolita caiga en el mismo. La semejanza es, única y exclusivamente, en cuanto a la disposición de dejar todo al azar que parece perseguir al conjunto blanquiverde. Muestra diáfana de ello es la tesitura que atraviesa actualmente la entidad, con incertidumbre sobre su inscripción ante la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) por medio directamente de Unión Futbolística Cordobesa (UFC) -sociedad poseedora de la unidad productiva (UP) del cuadro califal mientras no haya reprobación judicial- o a través del Club de Fútbol Sociedad Anónima Deportiva (CF SAD) -institución que mantiene, aun en concurso, los derechos otrora adquiridos-. ¿Qué va a suceder? Tal es la cuestión que, aunque haya quien la tenga en absoluto -a modo de dogma-, necesita una pronta respuesta.

El juego está ahora mismo un tanto difuso. Así es a pesar de que hace sólo unos días el número de la ruleta pareciera marcado para no fallar. Para que se entienda el símil, el futuro inmediato -y al fin y al cabo el total- del Córdoba está en el aire. La razón es, por si alguien no siguió la serie a cada capítulo, por la dualidad de opciones en que se encuentra como club ante la RFEF. De inicio, UFC mantiene su plan A, el único fijado teóricamente -y sólo teóricamente- desde noviembre -cuando adquirió la UP de la SAD original-. Éste no es otro que la inclusión de todos los equipos blanquiverdes en sus respectivas competiciones con la ejecución de unos autos judiciales que, sin embargo, no gozan de firmeza jurídica. Por ahora ésta es la sola posibilidad que maneja quien realmente tiene el poder ejecutivo para decidir. Se trata del administrador concursal del Córdoba CF SAD, Francisco Estepa.

Precisamente el abogado persiste en su planteamiento, lo que es normal por otro lado, de seguir adelante con el pionero -que así fue descrito en su momento- proceso de la venta de la UP. Una variación en este sentido sólo es probable, en cualquier caso, si los dirigentes de UFC sellan un acuerdo con Azaveco -mercantil de Carlos González- y Bitton Sport -Luis Oliver y Joaquín Zulategui-, con Aglomerados Córdoba -Jesús León- representada en modo alguno para el traspaso accionarial del Córdoba CF SAD. Tal circunstancia ha de estar acompañada de la petición de Unión Futbolística Cordobesa a Francisco Estepa de modificar la hoja de ruta. Es en este punto donde todo confluye desde hace más de una semana. Sólo abiertamente pues los contactos existen desde mucho antes. Y es en este escenario en el que se centra la atención durante los días más recientes. Sobre todo cuando el plazo para la inscripción de equipos por parte de la RFEF concluye el próximo lunes -17 de agosto por si se olvidó-.

Hecho el resumen, para contextualizar, de la situación, todo hace indicar que, de una vez por todas, el domingo es el día D -como si los aliados volvieran a desembarcar en la costa de Normandía- en cuanto a la negociación sobre la compraventa -aún no se sabe en realidad si total o parcial, o por tiempos- del Córdoba CF SAD. Esto no quiere decir que el plan A esté desechado o que, de no haber firma entre UFC y Azaveco -e indirecta pero muy directamente Bitton Sport y, en cierto modo, Aglomerados- se cierre toda puerta. No es así, porque de hecho la administración concursal, tal y como quedó escrito, mantiene su posición de rehusar la inclusión ante la RFEF de la SAD original. Por tanto, para que se entienda, se echa el candado al denominado por el dirigente de Unión Futbolística Cordobesa, Javier González Calvo, plan B para que el blanco y el verde prosigan sin más problema. Es éste el epicentro de todo en lo que es, con otra semejanza, una especie de carrera contrarreloj sin saber bien cuál es la estrategia.

Alcanzada dicha escena, que es la más reciente de un proceso rápido pero efectuado con lentitud, surgen los interrogantes definitivos. Sépase: UFC y Azaveco, a través de sus asesores legales -como en todo momento-, completaron el viernes otro encuentro a distancia después de dos días de escasa o nula conversación. Una parte creía que era, a priori, el instante de firmar un desenlace, fuera en uno u otro sentido; la otra, sin embargo, todavía no tenía nada dictaminado. Es decir, la sociedad liderada por Javier González Calvo no ofreció una respuesta final. Muy al contrario, Unión Futbolística Cordobesa emplazó a un último diálogo -o en principio así es- el domingo. De ahí que dicho día esté marcado como el D. Salvo giro inesperado -uno más- en el guion, en 24 horas ha de saberse si se produce o no acuerdo -que ya existe en realidad- en cuanto al traspaso del Córdoba CF SAD.

La razón por la que todavía el relato sigue en el nudo y no alcanza su cierre es que, tal y como indicaron fuentes consultadas por este periódico, UFC desea hacer antes una reunión para revisar el estado de la sociedad original. Esto quiere decir que todavía se desconoce si Infinity, desde Baréin, aprobó o no la propuesta hecha desde Córdoba en relación a la compraventa de la SAD. Una vez repasada la situación de la misma, en teoría siempre, ha de haber una contestación en firme. Dicha circunstancia implica, por otro lado, que algunas partes del proceso vislumbren, en cierto modo, una ruptura en el último instante. Con todo, y ya en un sábado que debe ser -y así va a ser- de tensa calma -otra vez-, la prudencia y un leve optimismo sobresalen en medio del panorama, mucho más difícil de lo que al inicio pudiera imaginarse.

Etiquetas
stats