“Aquí no se nos va a ir la olla”

García Román y Maca, entrenador del Córdoba CF Futsal, abrazados tras uno de los partidos.

El Córdoba CF Futsal está llevando el clásico lema circense del "más difícil todavía" hasta las últimas consecuencias. Se ha metido en la gran final por el ascenso a la máxima categoría del fútbol sala español, en lo que supone la ruptura de un techo histórico, y su hazaña le ha reportado una repercusión social impresionante. Córdoba es ciudad de paradojas y excesos. Y en el club que preside José García Román se unen todos los ingredientes del cóctel: la emoción por la gesta inesperada, pero absolutamente merecida, y la composición del equipo con futbolistas exclusivamente de la tierra dan a su aventura un tinte épico. La ausencia de éxitos deportivos en la ciudad ha hecho el resto: cuando lo habitual son los descensos, las salvaciones o la simple supervivencia en tierra de nadie, la posibilidad de subir a la máxima división de una liga profesional ha ejercido un magnetismo formidable. Nadie se lo quiere perder... pero muchos van a hacerlo. El Palacio de Deportes Vista Alegre se ha quedado pequeño y ha agotado los 3.500 asientos en cuestión de pocas horas varios días antes del partido, que se disputará el próximo sábado (20:00) entre el cuadro blanquiverde y el Software Delsol Mengíbar.

"Aquí no se nos va a ir la olla", dice con rotundidad José García Román, presidente del Córdoba CF Futsal, a propósito del desenlace de una serie final en la que el Mengíbar "es el favorito porque tiene el segundo partido en su casa", aunque advierte que "los nuestros ya han demostrado de lo que son capaces ante el Betis". El mandatario cordobés, en manifestaciones al programa deportivo del canal local PTV Córdoba -que retransmitirá en directo el partido-, ha expresado su deseo de que "la expectación" que se vive en la ciudad en estos momentos "tenga continuidad" para poder hacer un proyecto de futuro "más consolidado y fuerte" ya sea "en Primera o en Segunda".

García Román lamenta que "mucha gente no pueda acudir al partido", ya que el hecho de tener que facilitar, por la normativa, 500 entradas para los seguidores del Mengíbar "nos ha matado", ya que la demanda es altísima y en cuestión de horas se agotaron todas en los puntos de venta habituales. Solo quedan las que se venderán el mismo día del partido, un pequeño cupo que apenas durará unos minutos en las taquillas del Palacio de Deportes Vista Alegre. Las 3.500 plazas se cubrirán por completo, tal y como sucedió el día de la visita del Betis. En aquella ocasión, los sevillanos vencieron por 1-2. Después, el Córdoba hizo la machada de superarles dos veces seguidas en el pabellón de San Pablo: 2-3 y 1-1 (2-3) por penaltis.

¿Qué puede suceder ahora? Para García Román, el Mengíbar es "más equipo" que el Betis, que contaba con "grandes individualidades" pero menos "sentido de grupo" que un adversario que en su pabellón Sebastián Moya Lorca es temible. El presidente cordobés tiene muy claro que, pase lo que pase, el proyecto está en fase de expansión y no debe quedarse parado. "Si ascendemos llegará más dinero", admite, aunque trabaja en todos los escenarios con una visión positiva. "Puedo asegurar que más de un ochenta por ciento de esta plantilla seguirá con nosotros la temporada que viene", indica Román, que justifica esa postura en el "ADN del club" y en una reflexión: "Si estos tíos son capaces de ascender, estos tíos tienen que seguir". El play off final arranca este sábado. Y el desenlace, el fin de semana del 1-2 en Mengíbar. La pasión está servida.

Etiquetas
stats