La 'miniliga' de los desesperados

Juli celebra un gol en Miranda | LOF

Tres partidos y nueve puntos. Si escuchan a los protagonistas decir en los próximos días que valen lo mismo que el resto será mal síntoma. Matemáticamente es así, pero el fútbol se no se puede medir en números. Hay otros asuntos, intangibles, de una importancia capital. El Córdoba tiene 37 puntos, está a uno del descenso, y en las tres jornadas que vienen cruzará su camino con el Almería (36), Mallorca (32) y Mirandés (32). Calculen el valor que podría tener un pleno en este tramo. Saldrá alguno que diga que luego habría que mantener el sitio, pero siempre será mejor pelear por conservar lo que uno tiene que depender de los demás. Esto es Segunda, amigos, y no hay piedad para los alelados. Los de Luis Carrión abordan unas semanas trepidantes, una miniliga para desesperados en la que deberán exprimir al máximo su potencial para despegarse de los peores de la Liga y, de paso, no ser considerado uno de ellos. Orgullo le llaman a eso. Ahí va el retrato de los tres rivales ante los que el cordobesismo podrá hacerse la temida pregunta: ¿Hay equipos que hayan hecho menos méritos que el nuestro?

El Almería: un amargo amago

Su plantilla tiene buena pinta. Se gastaron un dinero en componerla. Ficharon por medio millón a Fidel Chaves, uno de los componentes del tridente blanquiverde -junto a Xisco y Florin- que anotó 43 goles el curso pasado. Pero el Almería sigue sin funcionar. Desde que descendió de Primera -lo hizo el mismo año que el Córdoba- no levanta cabeza. La pasada temporada se salvó de milagro en la última jornada, gracias a un empate fraternal en El Arcángel ante un Córdoba que con ese resultado se garantizaba un sitio en el play off de ascenso. Aquel día todos se abrazaban como auténticos amigos. Este domingo es poco probable que esas escenas de cariño se repitan.

El Almería sólo ha estado ocho de las 33 jornadas fuera de los puestos de descenso, donde permanece desde hace 15. Estuvo a punto de salir este pasado fin de semana. Lo hubiera hecho en caso de haber vencido en su estadio de los Juegos Mediterráneos al Zaragoza, pero no pasó del empate (2-2). Equilibró un 0-2 antes de los diez minutos y terminó aguantando con diez en el campo por expulsión de Fidel, que no estará en Córdoba. En el banquillo empezó un enjugador, Soriano, y lo despidieron en la jornada 29. Entró en el cargo Luis Miguel Ramis, con el que se ha ido asentando una reacción que ya se atisbaba en el tramo final de su antecesor. El Almería sólo perdió uno de sus últimos seis partidos y fue en el campo del líder Levante (1-0).

En la primera vuelta venció al Córdoba con claridad (3-1) y llega a El Arcángel con la opción de sobrepasar a los blanquiverdes en caso de victoria. En los viajes no andan nada finos: 2 victorias, 3 empates y 12 derrotas.

Mallorca: dinero, prisa y poco más

“Éste es el peor equipo que ha venido por aquí”, decían los cordobesistas después de encajar uno de los golpes más duros de la temporada. El Mallorca venció en El Arcángel por 0-2. Eso dio a los baleares su momento de mayor gloria en el presente curso. Se colocaron décimos y en la isla algunos hablaban de play off. Lo que sucedió después homologaba las impresiones de quienes presenciaron aquel esperpéntico partido en noviembre. No ganaron ni un solo partido más lejos de su casa. El declive fue tremendo. Después de hacer 1 de 15 tras la hazaña en El Arcángel, el puesto de Fernando Vázquez se derrumbó. Le sustituyó Olaizola, un exjugador del club. El equipo se metió en descenso.

En los últimos diecinueve partidos solamente ganaron dos: al Mirandés y al Rayo Vallecano, equipos con los que pelean por la permanencia. Con 5 victorias, 8 empates y 3 derrotas, tampoco es que sean muy solventes ante su cada vez más escaso público. Brandon, con ocho goles, sigue siendo su futbolista más rutilante. Dicen que se irá pronto. Si el Mallorca se desploma a Segunda B, desde luego que lo hará. El Córdoba acudirá al Iberostar Stadium con una dura cadena de siete desplazamientos consecutivos saldados con derrota.

Mirandés: adiós al 'efecto Terrazas'

Llevaban una buena vida con Carlos Terrazas. El técnico, de aspecto taciturno y siempre con su gabardina, llevó al modesto club burgalés a ganarse el respeto en Segunda en los últimos cursos. En éste empezó igual. De hecho, permaneció durante ocho jornadas seguidas en puestos de play off de ascenso en los primeros meses. Luego todo se torció. Una racha de nueva jornadas sin ganar -y con cinco derrotas consecutivas desde finales de octubre- acabó con el crédito de Terrazas. Cuando él se fue ya nada volvió a ser como antes. Por el banquillo pasaron después Claudio Barragán, Bittor Alkiza, Javier Álvarez y ahora está Pablo Alfaro. El Mirandés sólo ha ganado tres partidos de los últimos 16: al Almería, Rayo Vallecano y Alcorcón.

En el partido de ida en Anduva, el Córdoba logró arrancar un empate (1-1). Lejos de su casa, el Mirandés solamente ganó un partido, empató seis y perdió nueve. A día de hoy es el colista de la Liga, aunque con con Pablo Alfaro ya se ha visto alguna reacción. En el campo del líder Levante perdieron 2-1 por un penalti en el último minuto y la semana pasada resolvieron una delicada papeleta ante el Alcorcón (2-0).

Etiquetas
stats