Cuando el mejor ataque es una sólida defensa

Jesús Álvaro, en el duelo con el Badajoz en el Nuevo Vivero | JUAN HUERTAS/CÓRNER CORDOBÉS

Son sólo eso. Y además están para romperlas, como suele decirse. Pero en no pocas ocasiones las estadísticas reflejan fielmente una determinada realidad. En fútbol, como en otros deportes, sucede con frecuencia. Sobre todo cuando de dinámicas se trata. Al respecto una esclarece muy mucho cuál es la baza fundamental del Córdoba siempre que actúa lejos de El Arcángel. Ésta no es otra que mantener la portería a cero, puesto que sólo cuando lo consigue se hace con los tres puntos. Al hacerlo en apenas cinco partidos en feudo ajeno es lógico que le resultara tan complicado alcanzar su primera victoria como visitante esta temporada. De ahí que sea ésta la premisa esencial para el equipo de Raúl Agné en adelante, de entrada para el próximo encuentro.

El Córdoba visita al Cádiz B el domingo (11:30) con la única idea de sumar tres puntos más como foráneo para afianzarse definitivamente en zona de play off. No es asunto éste de escasa probabilidad precisamente desde que en diciembre consiguió vencer su primer encuentro lejos de El Arcángel. Porque desde que a comienzos de ese mes se impuso al Don Benito el conjunto blanquiverde sólo cedió un empate y una derrota en seis partidos. Dicho balance le llevó a convertirse ya en el mejor quinto visitante del Grupo IV de Segunda B, un dato que todavía puede mejorar lógicamente. Es lo que pretende que suceda en territorio gaditano.

Con todo, es necesario un análisis bastante sencillo sobre la trayectoria del Córdoba cuando interviene en campo que no sea el suyo. Ahí surge un apunte imprescindible: el cuadro califal sólo sabe ganar como visitante si no encaja gol. Es lo que sucedió ya en Don Benito (0-1) y después en La Línea (0-1). También es lo que ocurrió iniciado el nuevo año en Granada ante el filial nazarí (0-2) y en el último choque en feudo ajeno, en Badajoz (0-1). De esta forma, lo que aprendió a hacer el conjunto blanquiverde en los últimos es precisamente rentabilizar al máximo sus goles, que apenas fueron cinco en cuatro partidos. Ésta es la línea que ha de seguir también ante el Cádiz B.

En este sentido, cabe destacar que esos cuatro duelos con la puerta a cero no fueron los únicos que cerró de tal forma el cuadro califal lejos de El Arcángel. También acabó con su portería intacta en Villarrubia de los Ojos pero entonces faltó el tanto a favor. De los guarismos mencionados sobresale otra estadística que deja aún más clara la necesidad de no recibir diana alguna si se pretende ganar. Con esos cinco choques se halla un total de ocho en los que el conjunto blanquiverde sí encajó como visitante. Fue este hecho el que conllevó su negativa dinámica en ese rol hasta que se produjo el cambio de rumbo en Don Benito. Al Córdoba le costó ganar como foráneo nada más y nada menos que ocho encuentros -curiosamente-.

Así, el Córdoba tiene asumido ya que hay ocasiones en las que el mejor ataque es una sólida defensa. Una premisa ésta que, en efecto, desea seguir ante el Cádiz B. La línea argumental se refuerza, por cierto, con otro dato: el de goles en contra en los dos períodos descritos. El conjunto blanquiverde encajó once tantos en los siete primeros partidos que disputó como visitante. Sin embargo, en los últimos seis, que son los que le permitieron crecer en la tabla y recuperar su papel de aspirante a play off, apenas recibió tres. He ahí la clave por tanto, que esta vez va a tratar de poner en práctica el cuadro califal ante un rival que es el cuarto que menos dianas anota.

Etiquetas
stats