El mejor amigo del hombre también juega

La alcaldesa en el colegio el primer día de clase.
Los perros serán los protagonistas de las pruebas del Campeonato de Agility que se celebrará en Córdoba a finales de septiembre | Una competición inspirada en los tradicionales concursos hípicos

Los días 17 y 18 de septiembre, Córdoba (Adiestramiento Córdoba Centro Canino, ctra. Palma del Río, Km 9,5) acogerá el III-IV Campeonato de Agility, un curioso y novedoso torneo para todo aquel que viva alejado de las competiciones caninas. La modalidad de Agility, organizada por la Real Sociedad Canina Española, consiste en la ejecución de un recorrido en el que el protagonista principal es el perro, y se busca combinar el control entre habilidad, agilidad y velocidad en este, para que realice el menor número de fallos en el mejor tiempo posible.

Respecto al recorrido, este debe completarse en un tiempo determinado por el Juez de la Prueba, que en Córdoba será Mario Rodríguez. Al pie de cada obstáculo hay inscrito un número que indica el itinerario a seguir, los cuales son secretos hasta el inicio, momento en el que se permitirá realizar un breve reconocimiento sin el perro, con el objetivo de guardar la máxima información posible sobre el terreno y estudiar la estrategia a seguir durante su conducción.

Existen tres tipos de penalizaciones durante la competición. Por un lado están las faltas, que consistirían en derribar las barras de los saltos o no tocar con alguna de la patas las zonas de contacto señalizadas de diferentes colores sobre la “Empalizada”, la “Pasarela” y el “Balancín”. Los rehuses serían las paradas del perro frente al obstáculo, un desvío a través de los laterales o simplemente el abandono sin haberlo superado completamente. Y finalmente, la duración también castigará, pues se contabilizará un punto por cada segundo sobrepasado (con apreciación de las correspondientes centésimas).

Este tipo de competiciones nacieron en Reino Unido en el año 1977 y siguen la estela de los tradicionales concursos hípicos de salto. Un recorrido cargado de diversos obstáculos, que el perro debe superar en un tiempo determinando y siguiendo un reglamente especifico y de carácter internacional (Fédération Cynologique Internationale). Además, el dueño o guía tiene la posibilidad de animar a su perro en todo momento, aunque sin llegar a tocarle, ni llevar nada en sus manos.

Etiquetas
stats