La Media de Córdoba: sin prueba tras 35 años

Corredores, en la Media Maratón de Córdoba 2019 | TONI BLANCO

A diferencia de lo ocurrido en más de tres décadas, la ciudad no vive con intensidad la última semana de noviembre. O la anterior según contadas excepciones. Mandan las circunstancias y éstas, hoy por hoy y desde hace meses, no son favorables. No para la celebración de una de las citas más destacadas de la capital. Sobre todo en el ámbito deportivo. Porque por primera vez desde su edición inaugural, allá en 1985, Córdoba no va a disfrutar de la Media Maratón. La razón no es otra que, como es sabido desde junio, la obligación de actuar en prevención contra el Covid-19. En efecto, la pandemia del coronavirus con origen en la ciudad china de Wuhan provoca la cancelación de la prueba atlética más emblemática de la provincia, prevista a principios de 2020 para el próximo domingo -esto es el 29 de noviembre-.

La trigésimo sexta edición de la competición estelar, más si cabe en el último lustro, en el calendario cordobés debe esperar al menos un año. Así está marcado desde hace cinco meses -que no son exactos este lunes por apenas un par de días-. Entonces, el 25 de junio, el Instituto Municipal de Deportes (Imdeco) confirmaba, a los medios que quisieron consultar, su decisión de suspender de manera definitiva la Media Maratón de Córdoba. Dicha medida resultaba lógica por mucho que fuera dolorosa y difícil de adoptar. Más que nada porque su disputa suponía reunir, sólo con deportistas, a más de 8.000 personas -y casi 9.000 de completarse el último tope de dorsales- durante el trayecto de 21 kilómetros por la capital. Claro está, a esta cifra habrían de añadirse las correspondientes al personal de organización, voluntariado y espectadores. Se hacía imposible, por tanto, continuar adelante.

"El año que viene volveremos más fuertes", señaló el presidente del Imdeco, Manuel Torrejimeno, a CORDÓPOLIS tras ratificar el hecho conocido de la supresión de esta enorme competición. Precisamente es el deseo que existe no sólo en el Ayuntamiento sino entre clubes y deportistas, así como otras instituciones. E incluso el que tiene la ciudadanía sin más. No en vano, volver a ver un inmenso cúmulo de atletas a lo largo de Córdoba significaría que la pandemia de Covid-19 está superada o en visos de caer con prontitud. Dicho de otro modo, reflejaría una vuelta un tanto más real sino total a la normalidad -quizá ya sin el añadido de nueva-. Aunque para esto no queda otra que aguardar durante un año completo hasta que el 28 de noviembre, muy probablemente, la Media Maratón recupere su presencia.

Se establece, es lo único cierto por ahora, un antes y un después en una competición que en los últimos años creció de manera exponencial. Los números hablaban por sí solos en este sentido y sólo era necesario revisar el dato de participantes para ver la sobresaliente diferencia entre la primera y la última edición. En 1985 fueron 514 atletas los que tomaron parte de la prueba, mientras que en 2019 la cifra se elevó hasta los 8.021. Incluso el guarismo más reciente no fue el mejor, ya que el récord se situó en los 8.750 -con el cupo de dorsales cubierto mucho antes-. Ese registro dio continuidad a una línea ascendente y de mejores marcas en este sentido desde que en 2014 se pasó de 4.000 runners a 6.000. También deparó la carrera otros apuntes significativos en sus más recientes celebraciones, como la importancia del casco histórico en el final de la misma o las crecientes inscripciones femeninas y foráneas.

Etiquetas
stats